Pacos

Paco Sande

Hundir a Trump.

No sé lo que está pasando, pero Se está llevando a cabo una campaña de acoso y derribo contra Donald Trump, sin precedentes.
Una campaña tal que deja en mera anécdota la que el Juez Castro llevó a cabo contra la Infanta.
No pasa día sin que no salga algún medio denunciando de alguna supuesta tropelía o barbaridad por parte de Donald Trump.
Y lo más increíble es que, todo esto, está sucediendo tanto dentro como fuera de EEUU.
Pero por qué tanta animosidad y hostilidad contra este hombre?
Cierto es que lo que suelta por la boca nunca es con idea de hacer amigos.
Cierto es que tiene la misma delicadeza que un puercoespín haciendo el amor.
Y cierto es también que tiene la misma diplomacia que un vaquero harto de güisqui de garrafón.
Y cierto, que de escrúpulos creo que va justito. Solo para arreglo de casa, que diría un amigo mío
Y, además, que un Presidente de EEUU, se dirija a sus conciudadanos desde twitter, es algo también inédito hasta ahora, pero esto también puede achacársela al impacto que el Internet está teniendo en nuestras vidas.
Como en su día la radio o la televisión. George Washington, por ejemplo, jamás se dirigió a los americanos desde ninguno de estos medios.
Pero, aparte de esto, este fulano está haciendo lo que prometió a sus votantes durante la campaña, y por lo que fue votado.
Y que, además, no hace nada ilegal. En realidad está haciendo cumplir la legalidad vigente de EEUU, y tratando de expulsar a todos aquello inmigrantes ilegales y, de verdad, no entiendo qué hay de malo en ello?
Los países mas prósperos, todos, necesitan inmigrantes, pero inmigrantes que entren por los cauces legales y en un orden establecido.
No entrar a lo bestia reventando las fronteras y pasándose la legalidad por el arco de triunfo.
El dejar entrar así a la gente, le va a acarrear al mundo en general y a Europa en particular muchos disgustos, quebraderos de cabeza, por ponerlo suave, y hasta, posiblemente, su forma de vida, su bienestar y su libertad.
Yo ya no estaré aquí para verlo, pero al tiempo, y ya veréis como todo este buenismo bobalicón, de pijo progre, que muchos están practicando en el llamado “mundo occidental”, nos va a llevar un día a echar las manos a la cabeza y no hallar más que pelos, ya veréis.
Y esta moda, que últimamente parece que hemos adoptado, de dejar que las fronteras puedan ser violadas por todo aquel que pase por allí, fue la causa primera de que los británicos le dieran el sí al “Brexit”.
Y es que las fronteras tienen que ser respetadas, como lo fueron durante toda la historia del mundo.
Y toda aquella nación o imperio que en un momento dado no pudo o no supo defenderlas, significo el fin de esa nación o de ese imperio.
El Egipcio, el Romano, el Español, el Británico, el Austrohúngaro, el Otomano, Prusia,
Todos cayeron cuando no fueron capaces de salvaguardar sus fronteras.
En este momento, es el mundo occidental el que está en peligro y, puesto que Europa se ha hecho vieja y blanda, es el imperio Norteamericano, es el que nos puede, una vez más, sacar del atolladero.
Y esto de deportar ilegales y construir muros para cerrar fronteras, ya lo hacia el santón negro, Obama, pero éste, hipócritamente, lo hacía a escondidas y a la chita callando.
Y, de lo que no se le puede acusar al bueno de Donald, es de ser hipócrita.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído