Pacos

Paco Sande

El disparate en España, es crónicamente endémico

Leo por algún sitio que, según una encuesta, o quizás en más de una, uno de nuestros políticos más valorados es Alberto Garzón.
Si Alberto Garzón, ese “novicio a curilla”, supuesto líder de Izquierda Unida y, últimamente, becario en “Podemos”.
Ese “insigne prohombre” que acaba de tildar de golpista al líder de la oposición en Venezuela, Leopoldo López.
¡Éste Alberto Garzón, es uno de los políticos más valorados por los españoles…! ¿…?
¿Ustedes lo entienden? Yo, desde luego que no.
El disparate en España, es crónicamente endémico, pero, como señala Arturo Pérez Reverte, -cito de memoria- “estamos derrochando un grado de estupidez por encima de nuestras posibilidades”.
Dice un amigo mío que, cada 25 años o así, necesitamos tener un gobierno de coalición comunista-socialista-nacionalista-separatista, para recordarnos de que toda esta patulea, supuestamente progresista, apesta.
Después de la muerte de Franco, aquellos viejos políticos, llamados padres de la Constitución, fueren de derechas o de izquierdas, habían conocido la calamidad de la guerra, y la dictadura que siguió, como consecuencia de aquélla.
Habían aprendido en carne propia que no hay que confundir la vida real con la “religión”. Y escribo religión, porque para muchos sus ideas políticas son simplemente eso, una religión, un dogma que no hay que razonar ni discutir, simplemente seguir sin emitir valoraciones.
Y aquellos políticos viejos ahora sabían que los experimentos, mejor con gaseosa. Por ello, se sentaron a una mesa, lo discutieron y consiguieron llegar a un consenso. Y así nació nuestra Constitución actual.
Y ahora se ha puesto de moda, es lo más intelectual y lo mas in, el decir que hay que cambiarla.
Pero nadie dice donde, ni cómo ni por qué?
Solo que hay que cambiarla y punto.
Pero sigamos con lo anterior. Después de aquellos políticos viejos, llegaron los niños de la posguerra, Suarez, Felipe, etc., que ya empezaban a olvidarse de la calamidad en la que habían nacido y aunque ya había quien empezaba a tirar al monte y apuntar maneras, la mayoría, con buen sentido común, siguió con las directrices que aquellos veteranos de la Guerra, les habían marcado
Pero el tiempo fue pasando y, ahora, los más veteranos somos los niños del “baby boom” , esos nacidos entre los años 1945 y 1965, la última generación que nació sin televisión en casa, la última generación que hizo la mili con Franco en vida y la generación que era joven cuando éste palmó.
Aquí ya la cosa se disparató un poco, por un lado teníamos a Rajoy-Aznar, etc., y en el otro Zapatero-Rubalcaba y también etc. No quiero decantarme aquí por quienes fueron los más disparatados, pero los cuatro que menciono, son un exponente fehaciente de cómo pensaba y piensa esa España del “baby boom”.
Y esos, ya con más de 60 inviernos encima, ya hemos empezado a irnos también.
Pero los que vienen ahora, ¡dios mío, los que vienen ahora!
Esos que se van a una manifestación en contra de “cambio climático” o cualquier chorrada en la que puede insultar a la policía, romper escaparates y quemar contenedores, cuando no coches, y llegan a casa por la noche, se toman una ducha caliente, un yogur de la nevera y a la cama y, mama, no me llames temprano mañana que hoy he currado mogollón.
Y de esa patulea salen los políticos de ahora, esas jóvenes promesas: Rufián, Iglesias, Monedero – bueno, éste ya es de la generación anterior, pero él no lo sabe- Bescansa, Ana Gabriel etc. Aunque estos últimos, los nacionalistas separatistas, merecen un capítulo aparte, y Pedro Sánchez.
¡Hay Pedro Sánchez!
Éste tiene tres prioridades en la vida, a saber:
1º Pedro Sánchez, para Presidente del Gobierno.
2º Pedro Sánchez, para Presidente del Gobierno
3º Pedro Sánchez, para Presidente del Gobierno
Estas son sus tres prioridades y, para conseguirlo es capaz de prometer, y promete, que decía aquel, vivienda gratis para todo el mundo, un coche, una tele plana, internet en todos los hogares y el perrito piloto. Y es que, si se le apura un poco, promete hasta un unicornio en el jardín.
Solo que todo eso cuesta dinero y el dinero no crece en los arboles, ni siquiera para el Presidente del Gobierno.
Que ya está bien hombre, que el cuento de Robín Hood, esa estafa socialista, de que quita al rico para dar al pobre, ya ha funcionado demasiado tiempo. Que eso de que si ellos gobiernan, de un plumazo borran toda la miseria y la tristeza del mundo, ya no lo compra ni el tato.
Que ya nadie se traga eso de una izquierda buena e inmaculada contra una derecha malvada y sucia.
Ni que en la derecha está la caverna y en la izquierda los progresistas.
Especialmente cuando uno mira lo que hay a la izquierda, Podemos, los separatistas y la CUP, -que ya ni se sabe los que son-
Y ahí está don Pedro, de nuevo, tirándole los tejos a Iglesias y proclamando que ellos van a resolver el problema catalán, cuando en realidad no tienen ni la más remota idea de cómo hacerlo. A no ser que, le vuelvan a dar dinero –ya han empezado a hablar de hacerles una quita de la deuda, – los Gobiernos de Cataluña, se lo gastan en chorradas y ahora hay que regalárselo. Ya está bien… ¿no? – Porque eso, el darle dinero, no es otra cosa que acceder al chantaje que, sistemáticamente desde hace mucho, tiempo vienen ejerciendo sobre los diferentes Gobiernos que hubo en España.
Se callarán por un tiempo pero, como todo buen chantajista, dentro de un tiempo vendrán exigiendo más.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído