Pacos

Paco Sande

Retrasar hora

Ya está, ya hemos vuelto a retrasar la hora.
Y con ella la noche perpetua se nos ha echado encima.
Y, como dice el dicho, esto va a ir a peor antes de ir a mejor.
Bien, pero por lo menos esta vez dicen que va a ser la última.
A ver si es así, pero, y luego qué?
Con que hora nos quedamos, con la de verano o con la de invierno?
Como vamos a decidirlo?
¿Habrá una encuesta o un referéndum?
La cosa no se presenta tan fácil de resolver, no señor, porque a poco que se pregunte de forma aleatoria a un grupo de personas, las repuestas dejan claro que estamos muy lejos de ponernos todos de acuerdo.
Para mí, bajo cualquier punto de vista, la mejor es la de verano puesto que, aunque nos hace madrugar un poquito más por la mañana, también nos da un día mucho más largo por la tarde. Y se agradece que al salir de trabajar todavía te de el sol en la cara, al contrario que, con la hora de invierno que cuando abandonas el curro es de noche cerrada y, como por la mañana cuando entraste a trabajar todavía era de noche, te pasa la vida sin ver el sol.
Ahora bien, para gustos se pintan colores, así que, lo que elija la mayoría, sea. Pero eso sí, que lo elijan porque les gusta así. Que nadie venga con la murga de que la hora que tenemos en España la eligió Franco para contentar a Hitler, que deberíamos tener la hora de los británicos, que tumba que dale.
Porque, La hora española es también la hora de Francia, Italia, Suiza, etc.
Y es que, No hay nada malo con nuestro horario actual.
En realidad es mucho mejor que el británico, puesto que nos da una hora más de día por las tardes. Allí, en el horario de invierno, se hace de noche a las 4 de la tarde. Esa era la parte que menos me gustaba de Inglaterra, su maldita hora atrasada que te obliga a andar siempre de noche.
Lo que si hay que adoptar de ellos es su horario de trabajo, de 8 de la mañana a 4´30 de la tarde o de nueve de la mañana, como muy tarde, a 5´30 de la tarde, con media hora para comer.
Y dejarnos del infernal horario, con almuerzo de tres y cuatro horas, que tenemos aquí, y que nos obliga a terminar a las 9 de la noche. Esto es lo que hay que cambiar, esto.
Esto lo he escrito yo mil veces pero parece que nadie quiere darse por enterado y andan siempre a vuelta con la parte que tenemos bien, con la hora. Por dios, antes de pedir piensa lo que pides, no vaya a ser que lo consigas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído