Pacos

Paco Sande

Vienen a pagar nuestras pensiones.

Desde que fuera inaugurada por la llamada, “Manada de Pamplona”, el violar a las mujeres por el procedimiento de actuar en manada, se ha convertido en tendencia. Si me apuran, diría que se ha puesto de moda.
Y, desde aquélla, ya hemos oído de bastantes más y, la mayoría, perpetradas por jóvenes extranjeros.
Y no unos extranjeros de cualquier lugar del mundo, sino concretamente de extranjeros procedentes de África, y que han entrado en España de manera ilegal.
La última, la llamada “Manada de Bilbao”, está compuesta por “MENAS” (Menores Extranjeros No Acompañados), que supuestamente quedaron con una joven de dieciocho años, por Internet, y luego violaron.
Aparentemente, de los seis componentes de esta “Manada”, la joven solo pudo identificar contundentemente a dos, por lo que el juez tuvo que dejar en libertad a los otros cuatro.
Y fue a la salida de los juzgados, cuando toda España pudo ver, puesto que estaban siendo gravados por varias cámaras de televisión, como tres de estos “angelitos” celebraban, de una manera indignante, su puesta en libertad.
Y, digo de una manera indignante, puesto que, por su comportamiento, sus gestos, sus modales y sus palabras, dejaban meridianamente claro que se pasaban por el forro la ley, la justicia y lo que pudiésemos pensar de ellos los españoles.
Tienen antecedentes penales, viven en la calle, no aportan nada a la sociedad, le fastidian la vida a una chica de 18 años, violándola y rematando la faena tirándole 17 euros, y lo celebran bailando con desprecio ante las cámaras de televisión.
Me pregunto: ¿Qué hubiese sucedido si los componentes de esta “Manada”, hubieren sido españoles?
Las feministas, todas a la calle en pie de guerra. Todos los platós de televisión y tertulias de la radio, comentando el comportamiento de estos individuos, si el juez había obrado bien dejándolos en libertad o no, si la fiscalía debería pedir mayor o menor penas, etc., etc.
¡Vamos, que ardería Troya!
Pero eran magrebíes y entonces la cosa cambia.
De los medios…, es lo que cabria esperar, callan como puertas o lo dicen por lo bajine. ¡Hush, hush! Que dirían mis parientes lo británicos.
-Y esta conducta de los medios no ocurre solo en España, no, puesto que lo de las violaciones grupales por parte de individuos de esta cultura-religión, ya hace años venía siendo denunciada tanto en Alemania como en Suecia, hechos que han venido siendo silenciados sistemáticamente tanto por autoridades como medios de comunicación de dichos países… ¡Calladito, calladito, que no vayan a tacharnos de racistas y vayamos a tener un disgusto!-
De las feministas…, bueno, ya todos sabemos quiénes son las feministas y de qué pie cojean.
Pero lo extraño, digo yo, es: ¿y todas esas señoras no tan feministas, pero si muy cabreadas, que con la “Manada de Pamplona”, se echaron a la calle pidiendo la cabeza de aquel juez, que desmarcándose de los demás, se negó a condenar a “La Manada”, donde están ahora?
Es qué: ¿por por proceder de África y entrar en España de manera ilegal el delito cometido ya es menos delito?
Y por cierto: ¿lo que estos tíos están haciendo entra en el marco legal de violencia de género o no?
…Bueno, vamos a dejarlo ahí. Todo sea por el hecho de que, según dicen los entendidos y progres varios, vienen a pagar nuestras pensiones.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído