COLUMNA EN EL DIARIO 'LA RAZÓN'

Ussía sale en defensa de la tortilla de patatas y rompe los ‘huevos’ a las veganas: «¡Feminazis, feas, tontas, idiotas…!

"¿Se figuran una vida sin tortillas de patatas, con o sin cebolla?"

Ussía sale en defensa de la tortilla de patatas y rompe los 'huevos' a las veganas: "¡Feminazis, feas, tontas, idiotas...!

No se puede hacer una tortilla sin romper huevos. Nadie lo sabe mejor que Alfonso Ussía, que se lo ha pasado en grande tocándoselos los huevos a las desquiciadas «feminazis» veganas.

Les ha dado lo suyo a las tías, que claman al cielo gritando que «los huevos son de las gallinas” y que acusan a los gallos de ser unos violadores.

Fani, Pilar y Rans (han preferido mantener sus apellidos en el anonimato y no nos extraña) son las tres mujeres (?) fundadoras del santuario animal ‘Almas Veganas’.

Hace unos días se viralizaba un vídeo en el que dos de estas animalistas explicaban, con todo el ‘careto’, como abordaban el tema de la puesta de huevos de las gallinas.

Ussía, que tiene mucho más campo que estas aburguesadas activistas de ‘Alma Vegana’, les llama de todo en la contraportada de La Razón de este de 31 de agosto 2019:

«Las dos feminazis que han separado a las gallinas de los gallos para que éstos no procedan a violarlas son bastante feas. Fea era Golda Meir además de una mujer admirable y profundamente inteligente. El problema de las salvagallinas es que además, son tontas. Rechazan el consumo de huevos y se los devuelven a las cacareantes para que con su pan se lo coman».

Feminazis, feas, tontas… ¿Imaginan ustedes una vida sin tortilla de patatas o foi gras?

¿Se figuran una vida sin tortillas de patatas, con o sin cebolla? No. ¿Son capaces de asimilar una existencia sin huevos revueltos con gambas, perrechicos o criadillas de tierra? No. ¿Y sin huevos encapotados o carlistas, y tortilla francesa o huevos fritos con bacon para desayunar? ¿Sin huevos a la cubana con arroz blanco, tomate, y platanito frito? ¿Sin huevos escalfados o rellenos de atún o «foie gras»? ¿O sin huevos cocidos, huevos duros con granitos de sal sobre su yema? La vida sin huevos sería peor que una tortura. ¿Podrían resistir Marta Rovira o Puigdemont un exilio de fuga sin recibir de Roures las maravillosas butifarras de huevo? Este mundo se está poniendo muy peligroso con tantísimo idiota sobre su superficie.

Quizá habrá que convenir de que esto va de estupidez humana pero nos atrevemos a ser todavía más mal pensados todavía: esto va del fracaso de una generación a la que se ha lavado el cerebro con chorradas ecologistas (ahí está la sacerdotisa Greta) para ser usados como rebaño por la izquierda y por la telebasura a su servicio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído