EN UNA ENTREVISTA EN 'EL CONFIDENCIAL'

El ‘progre’ Amenábar se apunta a las ‘fake news’ ignorando que Unamuno votó en contra del Estatuto de Cataluña y el catalán

El cineasta considera que la Transición “cerró la dictadura en falso”

Este 21 de septiembre de 2019 los compañeros de El Confidencial publicaba una entrevista al prestigioso director de cine, Alejandro Amenabar, que va de promoción de su nueva película ‘Mientras dure la Guerra’ sobre un tema del que se ha hecho muy poco cine en España: la Guerra Civil Española. —Amenábar: «La Transición cerró la dictadura en falso»

 «Cuando deduces lo que Unamuno dijo aquel día, se habló de Cataluña, se habló del País Vasco, de España. Unamuno fue ponente y votó a favor del Estatuto de Cataluña. El tema territorial estaba presente antes de la Guerra Civil. Si analizas la situación de entonces ves a España en un tumulto de sinergias y de fuerzas políticas extremas y ahora mismo tenemos Brexit, un presidente de Estados Unidos que parece de todo menos sensato, un mundo que es un hervidero y España está en medio de eso. El repunte del fascismo es obvio y sí hay cosas que me recuerdan a esa época, y tengo la sensación de que las estamos dejando entrar por la puerta casi sin darnos cuenta», dice Amenabar.

Lo más llamativo de la entrevista no es que Amenabar critique la Transición diciendo que cerró en falso la dictadura (es una lástima que todos estos ‘genios’ que ponen a parir a la transición desde la extrema izquierda utópica a la extrema derecha fácil no aclaren que hubiera sido para ellos ‘cerrarla en verdadero’). ¿Qué todos los socialistas y comunistas hubieran aplicado un Nuremberg y ahorcado a todos los jerarcas de la derecha con Suárez, Fraga y Arias Navarro a la cabeza?

VEA EL QUILOMBO – PROGRAMA DEL 23 DE SEPTIEMBRE DE 2019

Precisamente el valor de la transición es que no cerrara ni continuara, sino que cambiara de manera consensuada. Pero en eso Amenabar no hace más que sumarse a la moda de poner a caldo la Transición, que es lo que queda guay decir de un tiempo a esta parte.

Pero la parte llamativa es que Miguel de Unamuno va y suelta que no quiere que le critiquen los de la Legión por la imagen que dará del choque Unamuno – Millán Astray en su filme porque se ha documentado bien. Estupendo. Y para acreditar lo bien que se ha documentado va y suelta que le apasiona la figura de Miguel de Unamuno porque era muy consciente de los problemas territoriales de España, dado que fue ponente “y votó a favor del Estatuto de Cataluña” de 1932. Demostrando que, en efecto, se ha documentado mucho. Recientemente Julio Merino hacía unas pinceladas sobre el personaje tanto en el diario ‘Córdoba’ como en Radio Ya que quizá a Amenabar no le iría mal atender.

En efecto Miguel de Unamuno fue diputado a Cortes entre 1931 y 1933, pero echando un vistazo a los diarios de sesiones y hemerotecas, no parece, precisamente un entusiasta del Estatuto. Unamuno como diputado no sólo criticó todo el proceso de elaboración del Estatuto de Cataluña de 1932, sino que presentó una enmienda junto con Sánchez Román especialmente con el Artículo 2 que ponía al mismo nivel el catalán y el castellano.

¿Qué decía literalmente la enmienda del Sr. Unamuno? Transcribimos del acta de sesiones: “Que no se obligue a los funcionarios públicos a usar el catalán en sus relaciones públicas. (…) Se trata de evitar la imposición del catalán a todos los españoles, que es la tendencia que se acusa. (…) Se va a la exclusiva del catalán y cada día será peor”.

Este discrepancias quedan patentes en muchos debates de Unamuno con otros parlamentarios, como el que mantuvo con Bello el 2 de agosto, donde niega que los castellanohablentes sean tratados como ‘minoría étnica’ en Cataluña.

También en prensa queda constancia de lo que pensaba Unamuno del Esatuto. Así por ejemplo en La Gaceta de Colonia figura sus declaraciones en 1932 al respecto:

“Una prueba de las intenciones de los catalanes está en el hecho de que, apenas desaparecida la Monarquía se apresuraron a proclamar la República catalana, sin duda, para que, sobre este hecho, viniera después las negociaciones con la República española. Es cierto que se organizó un referéndum con respecto al Estatuto; pero un pueblo no puede contestar con un sí o un no a una cosa tan compleja, porque a un pueblo tampoco se le puede instruir debidamente para que logre saber lo bastante del contenido de lo que va a votar”.

“Se quiere conceder el Estatuto a los catalanes porque se piensa que la concesión será el final de los disgustos y de las luchas, lo que es un error evidente. El Estatuto será el principio de las grandes batallas. Lo prudente sería no concederlo (…). Tal como se plantea el problema del Estatuto pude dar lugar a algo trágico y es que una parte de España estén sometidos los españoles a una doble ciudadanía (…) Un pueblo no tiene derecho al suicidio, porque no se suicida para él sólo, sino que se suicida también para los demás y eso hay que evitarlo aunque sea por la fuerza”.

Algo que hará muy poca gracia a muchos catalanes es que Miguel de Unamuno se mostraba en aquellas declaraciones contrario a la enseñanza bilingüe y calificaba a los idiomas regionales de ‘dialectos’.

“Soy contrario al bilingüismo (…) Puede haber gentes que no conozcan la lengua de cada región y que no quieren aprenderla, y puede haber algún natural que la conozca y que no quiera que la aprendan sus hijos; esto es, que desee que éstos aprendan en lengua española (…). La enseñanza en vascuence es cosa que nadie ha tomado en serio (…)Ni con el vascuence ni con el catalán se pueden pensar cosas de elevado sentido (…)”

Unamuno decía que ‘no admitía’ ni la Universidad vasca ni la catalana porque era ‘restringir el problema hasta un sentimentalismo rural y aldeano’.

Pero más importante, si mira el diario de sesiones de la votación en Las Cortes del tema del Estatuto que aprobaba la cooficialidad del catalán (23 de junio), verá que en la lista de ‘votos negativos’ junto a los votos de la derecha y los agrarios aparecen una serie de nombres tales como José Ortega y Gasset, Clara Campoamor o… Miguel de Unamuno. Pero dice Amenabar que estaba a favor. ¿Seguro que se ha documentado bien sobre el tema?

Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído