Un gobierno que no arregla los problemas de sus ciudadanos. Pedro Sánchez uno más en el largo camino de la verguenza

El chavismo gobierna España

El chavismo gobierna España

Pedro Sánchez y el PSOE no practican políticas socialistas. Tampoco lo hizo el PSOE andaluz que en 36 años no cambió estructuras de poder ni distribuyó la riqueza, salvo para ellos. Sánchez pretende implantar un sistema populista. Colonizar las instituciones y acumular poder para perpetuarse en el cargo es su plan director. No sé cómo llegó el chavismo a Venezuela pero debió ser algo parecido a lo que está ocurriendo en España.  

El presidente del Gobierno dice en elecciones que cambiará el Código Penal para que sea delito hacer referéndums ilegales. Dice que no podría dormir si pactara con el populismo chavista de Podemos. Dos días después de las elecciones, viendo que han perdido un millón de votos y peligra el poder ya no pierde el sueño y corre a crear un gobierno populista. Para ello recibe el apoyo de todos los enemigos de la nación: ERC, PNV, Bildu.

Desde entonces han ocurrido cosas; cuatro geos acuden a la embajada de México en Bolivia, donde están refugiados políticos del gobierno de Evo Morales acusados de prácticas corruptas, acompañando a una consejera que hace una visita informal a las 8 de la mañana. La UE, el mundo occidental y España reconocieron a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela en 2019, ante la evidencia de una victoria electoral por mayoría absoluta que Maduro no reconoció. Guaidó hace una visita a Europa y lo reciben los presidentes de Gobierno de Alemania y Reino Unido y el presidente de Francia. En España no lo recibe el presidente del Gobierno sino la ministra de Asuntos Exteriores. El vicepresidente Pablo Iglesias dice que Guaidó es el líder de la oposición. España no puede tener dos posturas enfrentadas en política exterior. Solo  hay una España. Ábalos se reúne con la vicepresidenta de Maduro en Barajas de madrugada subiendo a su avión. Ábalos procede del PCE y es amigo del ministro de Maduro que viene a Fitur en el mismo avión. La vicepresidenta tiene prohibida la entrada en el espacio Schengen de la UE por vulnerar derechos humanos.

Ábalos dice “he llegado a la política para quedarme y no me va a echar nadie”. No dice no me echará nadie salvo la ciudadanía votando, o en elecciones democráticas, no. Dice “no me va a echar nadie”. La pulsión enfermiza por el poder, la ambición que está por encima de cualquier valor de Sánchez e Iglesias no admiten para mi duda alguna. Ahora súmenle a Ábalos. Al mismo tiempo Irene Montero, la pareja y ministra por ello defensora del “yo si te creo”, preguntada por el caso de prostitución de niñas del centro de menores de Palma ya no dice “yo si te creo” sino “hay que ser prudentes”. Van a reformar el Código Penal con urgencia para sacar de la cárcel a los golpistas catalanes, que pueden ser infantería de choque callejero, para tratar de romper el Estado y la nación e ir deslizándose hacia un tiempo de democracia débil que no sea capaz de responder a sus intentos de desmantelarla. Añádanle la intención de controlar los jueces a través del Consejo General del Poder Judicial y agiten la coctelera.

Este PSOE de Pedro Sánchez no es socialista. Lo digo tras haber sido afiliado al mismo más de 20 años y seguir siendo socialdemócrata. El PSOE hoy es propiedad de Sánchez como UPodemos lo es de Iglesias. Sánchez ha vendido su alma al populismo estalinista para mantenerse en el poder. Y Ábalos lo sabe. Esto no podría pasar en ningún país de la Unión Europea. Hay que combatir por la democracia.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído