VÍCTIMA DEL SECTOR 'QUEER', CUENTA SU CALVARIO A PERIODISTA DIGITAL

Lucía Etxebarria, acosada por oponerse a la ‘ley trans’ de Montero: «No me atrevo a salir a la calle sola»

Lucía Etxebarria, acosada por oponerse a la 'ley trans' de Montero: "No me atrevo a salir a la calle sola"
Irene Montero y Lucía Etxebarria.

Lidia Falcón no es la única. En los últimos meses, la escritora Lucía Etxebarria ha sido víctima de una campaña de acoso y derribo organizada.

Una campaña en la que, bajo la excusa de acusaciones de plagio que buscan asfixiarla económicamente, se la persigue por criticar la ‘ley trans’ que defiende Podemos.

¿La razón de la campaña? Según ciertas personas muy activas en las redes sociales que dicen pertenecer al sector ‘queer’, Etxebarria sería «tránsfoba”.

«De mi trabajo viven también mi hija y, en parte, mi madre de 94 años, que padece una enfermedad crónica. No puedo permitirme deprimirme ni dejar de trabajar cuando tengo personas que dependen de mí. Pero esta campaña me está generando una atmósfera asfixiante de hostigamiento y de persecución. Me siento sometida a una presión psicológica que me está creando insomnio y dolores de cabeza. A mi hija la insultan en el instituto. No me atrevo a salir a la calle sola», ha afirmado la escritora en un comunicado.

Etxebarria está pagando el precio —al igual que Lidia Falcón— por mostrar su disconformidad con un proyecto de «ley trans» que inspira a Irene Montero.

La escritora ha denunciado que esta ley pone en peligro la intimidad física y psicológica de los menores, y la integridad de la población reclusa femenina, entre otras razones.

Una ley cuyas lamentables consecuencias ya se han podido ver en Canadá (la patria de su hija y de parte de la familia de Etxebarria), en México o en Irlanda, entre otros países. Una ley que no ha salido adelante en el Reino Unido precisamente porque las peligrosas consecuencias ya se han visto en otros lugares del mundo.

Etxebarria recuerda que España ya tiene una ‘ley trans’, la de 2007, una de las mejores del mundo según la ONU.

«España es uno de los pocos países en el mundo en el que la Sanidad Pública cubre una reasignación que cuesta unos 100.00 dólares en países como México, Canadá o Irlanda. No necesitamos una ley nueva que ponga en peligro a las mujeres y a los menores. Y que no ayuda a las mujeres transexuales».

En conversación con Periodista Digital, Etxebarria señala «el error» de Macarena Olona (VOX) en «estar encantada con esta ley, porque de facto invalide la de violencia de género».

“Los votantes de VOX pueden pensar que esto les viene bien pero no es verdad», insiste la escritora.

«Si te lees el borrador de ley de 2018 o la Bill c-16 de Canadá, verás que permite no sola la hormonación de menores, que ya es fuerte, sino la administración de bloqueadores de pubertad a menores. Estos bloqueadores son medicamentos off-label, es decir, que no se usan para lo que dice el prospecto. El prospecto dice que es un medicamento para el cáncer de próstata, pero si usted lo usa para otra cosa, no puede reclamar al fabricante (la Ley Montero impediría también reclamar al médico que lo administró o recetó a un menor sin consentimiento de los padres). Es un tratamiento experimental, hay que dejarlo claro. Resulta que con esta ley si mi hija va entrar en un tratamiento experimental y yo me niego, la custodia la pierdo yo. Esto no es teoría, esto ya está ocurriendo. Ha ocurrido en Finlandia, Texas, Ohio… y hay que impedir que pueda suceder en España».

En España ya hemos tenido el caso de un transgénero condenado por violación, acoso y maltrato. que ingresó al módulo de mujeres del centro penitenciario de Alhaurín de la Torre.

La Audiencia Provincial de Málaga ha autorizado el cambio, pese a la oposición de la Fiscalía, (que afirmaba que esta “reclusa” es anatómicamente hombre, que mide 1,80, pesa 85 kilos y sus víctimas siempre han sido mujeres) al verificar que el recluso figura como mujer en el registro civil. Esto puede ser considerado un fallo del sistema, pero con la nueva ley Montero se convertirá en norma.

ACOSO Y PRESIONES DEL ‘BIEN PAGAO’ SECTOR ‘QUEER’

Las mujeres que se han posicionado claramente en contra de esta ley como Etxebarria han recibido acoso y presiones intolerables.

«Cuando una mujer va a impartir una conferencia en una universidad, el buzón del rector se llena de cartas pidiendo que se anule la charla. Los ayuntamientos cancelan charlas y conferencias. Los ayuntamientos de Barcelona han recibido todos y cada uno una carta para que dejen de relacionarse con la alcaldesa Núria Parlon. Acción contra el Hambre ha rescindido recientemente el acuerdo que tenía para hacer una campaña de Navidad con una famosa ilustradora debido precisamente a los mails y presiones recibidas. Lidia Falcón se enfrenta en unos días a un juicio por haber hecho afirmaciones tales como que no se debe ingresar a menores en tratamientos experimentales».

La ganadora del Premio Planeta 2004 hace un paralelismo con la persecución que inauguró el procés en Cataluña donde mucha gente se calló por miedo.

«Han creado una situación irrespirable en donde amigas mías dicen ‘menos mal que este año las cenas de navidad son de menos de diez personas’. Mientras sufríamos el acoso en las redes nos fuimos callando pensando ‘bueno, ya pasará o no será para tanto’. ‘Mejor me callo o me caerá la del pulpo’. Yo decidí salir y contarlo. No son de izquierda. Son populismos marxistas de los hermanos Marx. ¿Feministas? Esto no es feminismo»

«Las sociedades democráticas como España tienen que tener acuerdos de mínimos: la sanidad pública, la abolición de la pena muerte, etc. Nos están vendiendo la moto de que, porque uno vota al PSOE y el otro a VOX, dos personas no pueden estar de acuerdo en nada. Y así nos condenan a un sistema guerracivilista. No me considero una disidente. Yo me he metido en esto porque soy madre y porque conozco de primera mano la experiencia canadiense. Los menores deben estar protegidos”.

«El borrador de ley de 2018 está escrito en una jerga incomprensible para que nadie la entienda. Leyes de este tipo no solo son nefastas para las mujeres, también lo son para las personas transexuales, como se viene avisando desde Estados Unidos. El anteproyecto de Ley propuesto por Podemos borra a las personas transexuales al afirmar (cito textualmente) que la ley se refiere a “personas transgénero, transexuales, travestis, hombres o niños con vulva, mujeres o niñas con pene, variantes de género, queer, personas no binarias y otras”, que beneficia a personas que ” no responden a un colectivo homogéneo, ni siquiera a una unívoca forma de sentir”, o que existen “numerosas identidades y corporalidades de las personas trans” ¿Qué quiere decir esta jerigonza? Pues quiere decir que cualquier persona puede ser trans, porque no existe una forma de definirlo. Cualquier persona, tú, yo o el Presidente Trump, puede ser una persona trans con solo afirmar que lo es».

LA LOCURA ‘QUEER’ SE EXPANDE COMO LA PANDEMIA

Etxebarria cita el caso de Lauren Southern, candidata del Partido Libertario de Canadá. En octubre de 2016, Southern cambió su sexo legalmente al masculino como parte de un video producido para Rebel Media para mostrar de forma crítica la facilidad de las nuevas leyes de identificación de género de Ontario. Actualmente Southern es “un hombre trans”.

Pero no es un caso aislado: Valentina Thelema, en México, se dedica a reventar manifestaciones feministas o Incluso de asociaciones de defensa de derechos transexuales en México. En ambos casos, en México o Canadá, nadie puede discutir que Laurie sea un hombre o Valentina una mujer.

Sería delito de odio, el mismo por el que le acusan a Lidia. Es decir, es una ley que blinda al delincuente, y que se carga un principio jurídico: Cogitationis poenam nemo patitur. (Solamente una conducta, no un pensamiento, puede ser constitutivo de delito) ¿Cómo se me puede demandar si digo que Laurie es una mujer o Valentina un hombre? Es la policía del pensamiento: se me obliga a negar lo que veo, lo que percibo, lo que siento.

Otro caso llamativo es el de Àlex, “madre” de cuatro hijos que vive en Barcelona y al que si le llamas mujer puedes ir a la cárcel según el borrador de la ley.

Alex dice ser una mujer. La FELGTB está altamente subvencionada.

Marcos Ventura Armas dice ser una «joven canaria, autista, trans no binaria, bisexual y de izquierdas» y amenazó con denunciar a Etxebarria por delito de odio por decir que «este señor era un hombre».

La escritora adelanta a PD que su abogado Jorge Albertini y su equipo han iniciado acciones legales contra los acosadores que ya han sido identificados.

«Esta locura yo ya la he visto en Canadá. Y yo no quiero esto para mi hija», sentencia Etxebarria.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído