Prometió que “llegará el día en que vamos a reabrir el asunto” de ambas ciudades

Marruecos se crece ante un ‘blandengue’ Pedro Sánchez: «Ceuta y Melilla son marroquíes como el Sáhara»

El primer ministro Saadeddine El Othmani lanzó un desafió al Gobierno PSOE-Podemos y advirtió con el interés de adueñarse de las ciudades autónomas

Marruecos se crece ante un ‘blandengue’ Pedro Sánchez: "Ceuta y Melilla son marroquíes como el Sáhara"
Mohamed VI y Pedro Sánchez PD

Marruecos se está creciendo ante un ‘blandengue’ Pedro Sánchez. Al punto, de lanzar un reto contra el territorio nacional.

El primer ministro de Marruecos, Saadeddine El Othmani, afirmó durante una entrevista a una televisión egipcia que Ceuta y Melilla “son marroquíes como el Sáhara”.

Unas declaraciones que llegan en medio de un aumento de las tensiones bilaterales y la sensación de debilidad dentro del Gobierno PSOE-Podemos.

Pedro Sánchez no ha tenido ninguna capacidad de reacción ni al aplazamiento de la cumbre bilateral (prevista para diciembre de 2020), ni al espaldarazo de la administración de Donald Trump a Rabat en sus aspiraciones en el Sáhara Occidental.

Una situación que permite a Marruecos soñar con arrebatarle Ceuta y Melilla a España. Más aún, cuando el Gobierno PSOE-Podemos tampoco ha contrarrestado con fuerza las palabras del primer ministro Saadeddine El Othmani.

No se tratan de unas simples declaraciones televisivas, sino de una amenaza directa contra dos ciudades en las que, al entender del líder marroquí, “el statu quo dura ya cinco o seis siglos”.

“Llegará el día en que vamos a reabrir el asunto de Ceuta y Melilla, territorios marroquíes como el Sáhara”, amenazó.

Los fracasos de Sánchez

Entre líneas, el primer ministro marroquí reconoce que el cambio en la posición del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha cambiado de forma palpable, en relación con el Sáhara, alineándose con las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

El Othmani se refiere a la presión ejercida por el comunista vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, que tras la ruptura de la tregua entre Rabat y el Frente Polisario ha pedido abiertamente “el referéndum de autodeterminación” para el Sáhara Occidental.

Estas declaraciones enrarecieron el ambiente previo a la cumbre bilateral que debía celebrarse a mediados de este mes y que ha sido aplazada hasta febrero.Primero, con la posible presencia del líder de Podemos en la delegación española (algo que no sentó nada bien a Rabat tras las declaraciones sobre el Sáhara) y después con su salida de esa delegación, atribuida por parte del Ejecutivo a la falta de contenido del ministerio de Iglesias en la cumbre.

Con la inmigración ilegal descontrolada en Canarias y la fijación de Pablo Iglesias en la causa saharaui, el Gobierno de Marruecos ha ido dando muestras de su descontento de diferentes formas, una de ellas aplazando la cumbre.

Ahora, Rabat se descuelga con estas declaraciones que ponen el foco en las dos ciudades autónomas españolas.

La política exterior española, como tantas otras, está marcada de nuevo por las injerencias de Pablo Iglesias en el negociado de Arancha González Laya.

La ministra de Asuntos Exteriores ha visto cómo de un plumazo se han deteriorado, más si cabe, las endebles relaciones entre el Gobierno de Sánchez y el reino alauí.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído