Francisco Muro de Iscar – El genoma del melón (político)


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

Sigue el espectáculo. En el PP casi es «el mayor espectáculo del mundo», el circo, pero no sólo allí. Lo que me ha sorprendido es la noticia de que varios grupos de científicos españoles (no sé si de esos que han visto que el Gobierno les recorta los presupuestos para I+D+i), han descubierto que el melón tiene unos 450 millones de pares de bases en sus 12 cromosomas y que contiene unos 26.000 genes, un número similar al del genoma humano. Dicho de una manera más simple y paleta -yo soy de letras-, que no hay tanta diferencia entre un hombre y un melón.

Hay que reflexionar, pues, sobre la diferencia del hombre y del melón, que es algo que podría dar mucho juego a los filósofos. Ya que no se les ve en casi ninguno de los debates sociales importantes -la intimidad, el aborto, el derecho de defensa, la libertad, la solidaridad, el futuro- no estaría de más que filosofaran sobre el valor intrínsico del melón.

La investigación sobre el genoma del melón se puede aplicar al campo de la política. ¿Qué diferencia de cromosomas o de genes hay entre un político y un melón? No se lo tomen a coña. Genéticamente, los científicos dicen que hombre y melón están próximos. ¿Y políticamente? Ustedes saben que hay melones de diversas clases. Los «galia» se caracterizan por ser «una planta vigorosa de hoja media, de difícil despezonado -con perdón- y buen comportamiento en altas temperaturas». Y sin quererlo, pensé en Esperanza. Otros son «charentais», «planta equilibrada, con buen sistema radicular que permite un rebrote de calidad. Redonda y homogénea». ¿Rita, el propio Camps, Cospedal? Los hay «amarillo canario», de «cuaje fácil en diversas condiciones, oval con piel rugosa amarilla»* tal vez Rato… Y los hay, por no agotar la lista, de «piel de sapo», que sin entrar en sus características, uno tendría la tentación de relacionar con Gallardón, con Cobo o con Ignacio González. En esta clase, Gallardón lleva ventaja porque los consumidores valoran mucho el origen y no es lo mismo uno de Soria que otro de Villaconejos* Y están, por no agotar el asunto, los «tendral», de corteza verde y rugosa, pero «carne blanca verdosa y poco consistente, blanda y algo sosa». ¿Rajoy?

Hay pocos alimentos que mezclen tan bien en diferentes ambientes: ensaladas, melón con jamón, al oporto, con arroz, en ensalada de frutas o macedonias, en sopa, zumos* Como los políticos. Casi todo en ellos es agua. Como los políticos. Los melones tienen mucha facilidad, una vez abiertos, de absorber los olores y sabores de otros alimentos. Como los políticos tránsfugas* Disculpen ustedes por las comparaciones y por haber centrado todo en el PP. Pero hagan la misma búsqueda en el PSOE o en CiU. Estamos llenos de melones políticos. Los científicos sólo han constatado una realidad que se percibe cada día. Dicho sea sin ánimo de molestar.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído