Pedro Calvo Hernando – El gran desmantelamiento.


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

Todavía algunos ingenuos ciudadanos españoles dudaban de que al Gobierno del PP le había venido Dios a ver con la crisis económica, que le iba a permitir ganar ampliamente las elecciones generales e inmediatamente acometer la empresa con la que la derecha rancia coloreada de ultraderecha había soñado siempre. Tal empresa no era otra que el desmantelamiento del Estado de Bienestar, que, con todas sus limitaciones, se había ido construyendo en España, especialmente a partir de las grandes reformas de los Gobiernos de Felipe González, girando en torno a la universalización y gratuidad de la sanidad, la educación y los servicios sociales. El viaje de regreso ideológico y fáctico al pasado lo aprovecha el PP para dar marcha atrás también en sustanciales avances en las libertades públicas y en los derechos fundamentales, como son los casos de la igualdad de géneros, el reconocimiento de los derechas de los homosexuales, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la enseñanza mixta y sin ninguna especia de discriminación, el derecho a una televisión pública libre, plural y democrática…

En esta hora brilla más el primero de los mencionados grupos del desmantelamiento, por estar bajo el impacto de los nuevos anuncios del Gobierno de la Comunidad de Madrid referidos a la sanidad y su estrangulamiento, al que se tiende de forma cada vez más descarada y brutal, sin respetar ya ni lo que ellos mismos no hace mucho consideraban intocable, como es el trato a los pensionistas. El Gobierno de la Comunidad de Madrid se convierte así en firme candidato al título de campeón en el torneo para la pasión y muerte de lo conseguido poco a poco desde comienzos del siglo XX, con ayuda de algunos Gobiernos conservadores anteriores a la guerra civil e incluso, Dios nos asista, con ciertos avances sociales en tiempos del franquismo, todo lo cual se consolidaría, se completaría y se racionalizaría en tiempos de Felipe González y también, sobre todo en materia de derechos cívicos, de Rodríguez Zapatero. La pregunta es si luego será posible desmontar el desmontaje.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído