Rafael López Charques: «Nueva normalidad»

Rafael López Charques: "Nueva normalidad"

El presidente por casualidad del actual, y esperemos que por poco tiempo, gobierno compartido, nos ha repetido muchas veces que en cuanto pase la pandemia entraremos en una etapa de” nueva normalidad”.

La frase nos ha dejado perplejos, aún teniendo en cuenta que a lo que dice “cum fraude” no se le puede hacer caso, pues cambia más que una veleta en un día de vendaval.

Tenemos entendido que “normalidad” es la cualidad o condición de “normal”, es decir, lo habitual u ordinario, lo que sirve de norma o regla. Si nos dice que nos va a llevar a una nueva normalidad, nos está adelantando que pretende cambiar todo, que lo que era habitual deje de serlo y que la normativa sea algo distinto.

De entrada, lo primero que se nos ocurre pensar es algo que ya sospechábamos, que padece megalomanía. Se cree capaz de todo, cuando los hechos evidencian lo contrario. Hasta ahora lo único que ha hecho es ceder ante unos y otros, traicionándose a sí mismo para conservar su puesto, pero positivo para los ciudadanos nada, y para el país menos, que lo está destruyendo.

Entendemos que si lo normal será algo distinto de lo que era hasta ahora, hemos vivido equivocados desde no se sabe cuándo, toda la vida y mucho más. Quizás lo primero que deberíamos hacer, es agradecerle su buena intención de sacarnos de los errores. Lo malo es que no confiamos en él. Una persona que se contradice continuamente y que miente, no puede ni está capacitada para dictar normas de conducta a nadie, aunque su ego le lleve a creerse el redentor del pueblo.

Sospechamos que la nueva normalidad se traduce en intentar gobernar haciendo lo que le da la gana en cada momento. Si hay que saltarse la normativa, se salta.

Como estamos en época de bonanza económica el gobierno ha creado más de una docena de nuevos altos cargos, saltándose la legislación que exige que los mismos, salvo casos excepcionales, sean funcionarios de carrera A1. Nueva normalidad.

Las cifras de muertos que facilita el gobierno a la OMS.es significativamente inferior a la consta en las estudianticas oficiales. Nueva normalidad.

Por su parte el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad se ha negado a identificar a los once miembros que componen el comité técnico de desescalada. Es decir, a los ciudadanos se nos niega saber quiénes son las personas de las que puede depender nuestra vida. Para mayor escarnio una ley, socialista para más datos, la General de Salud Pública 33/20, exige expresamente la identificación pública de sus integrantes, se la pasan por el forro. Nueva normalidad.

Para más inri, esa misma persona ha manifestado, hablando del aumento de casos, que “No podemos decir a qué se deben esos incrementos. No sabemos si se deben a un accidente de tráfico enorme, a un incremento de la mortalidad por infartos, por coronavirus o por otra enfermedad”. Es decir encima hay que aguantarle las gracias de muy dudoso gusto. Nueva normalidad.

En Italia para presidir el Comité de Reconstrucción han escogido a una persona con un curriculum académico brillante y una experiencia profesional envidiable Aquí, aunque sobra gente preparada y con experiencia, han nombrado presidente del organismo homólogo a un político que, que se sepa, en toda su vida solo ha sido eso, político. Sin estudios superiores, nula experiencia laboral, y al perecer nulo conocimiento de economía y del mundo empresarial. Nueva normalidad.

Esta es la “nueva normalidad” que nos quieren imponer. Se materializa en el reparto de cargos entre colegas y reírse de lo que a cualquier persona civilizada le merecería respeto, al tiempo que adaptaran las leyes a su gusto, para que ningún tribunal les ponga pegas como ya ha ocurrido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído