Alfonso Rojo

Venezuela: Deber de injerencia

Venezuela: Deber de injerencia
Alfonso Rojo. PD

Escuchando el mensaje que Leopoldo López ha enviado desde la siniestra prisión de Ramo Verde, me viene a la memoria una canción de mi ya lejana etapa universitaria, de la que hicieron versiones desde Mercedes Sosa a Bruce Springsteen, pasando por Ana Belén.

El estribillo, que entonábamos emocionados todos los progres, decía: ‘sólo le pido a Dios que el dolor no me sea indiferente’.

López, quien lleva tres años, tres meses y 24 días enterrado en vida en una mazmorra chavista por el único delito de levantar su voz contra la tiranía, pide en el vídeo a los militares venezolanos que se rebelen, que se nieguen a acatar la orden de reprimir al pueblo.

Hace dos meses que le gente, harta de injusticia, hambre y carencias se lanzó a las calles y en ese tiempo, sin que la comunidad internacional haya movido un dedo, los sicarios de Nicolás Maduro han asesinado a 85 manifestantes. Los detenidos, torturados, violados y robados superan con creces los 3.000.

Me gustaría creer que el mensaje de López va a calar y que un día de estos, cumpliendo el sagrado juramento que hicieron al alistarse, los uniformados dejarán de disparar contra la ciudadanía y apostarán por la libertad y la democracia, pero me parece improbable.

Desde l999, cuando el inicuo Hugo Chávez llegó a la presidencia, el aparato montado por los amigos de Podemos ha estado cebando a los corruptos. En lo alto de la escala, permite a los generales amasar inmensas fortunas con el narcotráfico y el petróleo, y en la parte baja estimula que los matones roben a los opositores, abusen de las detenidas y saqueen a los comerciantes.

El sistema, como el pasado 8 de junio dejaron claro ante el Papa Francisco seis obispos venezolanos, es perverso y no cambiará sin un firme y purificador empujón desde fuera.
Durante el encuentro en el Vaticano, los miembros de la Conferencia Episcopal de Venezuela explicaron que no se trata de un enfrentamiento «entre derecha e izquierda», como en alguna ocasión ha dado a entender el Sumo Pontífice, sino de la lucha entre «una dictadura y un pueblo que clama por la libertad y busca desesperadamente pan, medicinas, seguridad, trabajo y elecciones justas».

Igual que se apeló en su día a la obligación de proteger a las desventurados del genocidio y el crimen, para intervenir en Kurdistán, Ruanda o Kosovo, tenemos resucitar el deber humanitario de injerencia para salvar a los venezolanos. Como reza la canción: «Sólo le pido a Dios que lo injusto no me sea indiferente».

ALFONSO ROJO

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído