ANÁLISIS

La diablo-treta de Puigdemont

La diablo-treta de Puigdemont
Carles Puigdemont, en Bruselas. CT

Jugando a la contra, el Gobierno de España ha urdido los mimbres de la «operación Jaula» para apresar, «ahora ya», al Puig Demon, prófugo de la justicia, aunque el Consejo de Estado estime que «aún no».

¿Y que hará, ahora, el Presidente de la Republica del Cata qué? ¿Qué catará para eludir el presidio? ¿Qué diablura prepara Puigdemont, a no ser lo mismo que haría el diablo?
Sabemos que, con su equipo intentará lo de siempre, la truco-política que le ha producido éxito, trabucando términos y estrategias proactivos para repañar soberanía nacionalista: derecho a decidir, democracia cibernética, investidura telemática…

Pero resultará sorpresiva la añagaza que inventarán para tener presencia en el momento de la investidura sin caer en la desgracia sucedida al «rey desnudo». ¿Cómo solventará Carles su situación jurídica de «prófugo de la justicia» que no comulga con la necesaria movilidad parlamentaria, por mucha movilización que haya fuera del Parlamento catalán?

Al diablo no se le han de exigir imposibles, porque él sabe cómo hacerlos. Quienes conozcan la leyenda de los «Puentes del diablo» saben como en Cataluña resulta fácil a un autentico demonio salvar «el derecho absoluto a la libertad deambulatoria», puesta en entredicho por la impugnación del gobierno a su candidatura para la investidura. Puigdemont tiene catadura y caradura para conseguirlo.

Desde el Pirineo a Barcelona hay un «cordón negro» de «puentes del diablo», construidos por el imaginario calenturiento de los ampurdaneses, martorellenses, tarraconenses…, con asientos en el Alto Ampurdán, Castell-bisbal, Martorell, Besalú, El Bisbe, Tarragona… Todos son «obras del diablo·, ingeniería de Baphomet, el Demon-Dios de la masonería.

El plan estratégico ha sido investigado por los Servicios de Teleinteligencia, en base a declaraciones e insinuaciones tomadas en Bruselas de boca del propio Puigdemont. Entrevistado por Radio Cataluña, el 19 de Enero, ya ofreció una pista cibernética, declarando: «Se puede gobernar Cataluña desde Bruselas, pero no desde la prisión». Y abogaba por la utilización de medios telemáticos para poder ser investido y gobernar»… «Esta entrevista -dijo- podríamos estar haciéndola, exactamente con la misma calidad de sonido, desde Arbucies (Girona)…», ejemplificaba Puigdemont, confesando intenciones.

Arbucies esta en Girona, en la Selva del Montseny. Cerca de allí está el municipio de Breda, en cuya bandera campea el «cabro negro», símbolo diabólico representativo de la argucia de Baphomet, maléfico ingeniero de puentes que llevan al precipicio. «La cabra tira al monte»… La Breda de Girona está hermanada con la ciudad del mismo nombre en los Países Bajos, a poca distancia de Bruselas, ciudad de exilio y de rendición.

Allí, Ambrosio de Spínola, genio militar del ejército español en, Flandes inmortalizado por Velázquez y por Rubens, protagonizó «La rendición de Breda».
La otra pista importante, que manejan los servicios de Teleinteligencia, más que telemática es fuente masónica. La masonería está ligada a Mas y a Demomt (Mas-oneria y Demont=Baphomet). Publicaciones de prestigio como «La Vanguardia» y «Le Blog de Contra Información», con motivo del atentado yihadista de Agosto de 2017, establecieron relaciones de identidad masónica con el acontecimiento y sus consecuencias.

En un comunicado de la Gran Logia de la Masonería en Barcelona, se manifestaba en contra de la «barbarie absurda», pero se reclamaba: «Hoy en Barcelona se han atacado los principios más profundos de la masonería universal» (La Vanguardia, 17 Agosto 2017). En este mismo periódico el 7 de Septiembre se ponía al descubierto: «En Cataluña hay un gegant similar a Baphomet». En el documento se incluye un texto del ritual masónico: «El candidato se coloca de pie tras el altar, que está cubierto con el paño negro, velas rojas e incienso encendidos…» Y exclama: «…¡Gloria a ti, Dios verdadero, Baphomet, el Dios de la luz y de la iniciación!» (Ver también: «Le Blog de Contra Información»: 20 Agosto 2017).

Baphomet-Garrophet, la Cabra Negra, el Cabrón Loco, son figuras legendarias que se identifican con el Demonio, simbolizado por el Gran Mason Eliphes Levi (Alfonso Luis Constant) como el Espíritu del Mal.

Ahí llega Carles Puigdemont, a investirse. «Lo tiene negro».

*José Luis Suárez Rodríguez es Analista Político. Asesor. Director de www.masespaña.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído