ANÁLISIS

El ‘socialista’ Pedro Sánchez y un gobierno ilegítimo y traidor al que hay que echar ya

El 'socialista' Pedro Sánchez y un gobierno ilegítimo y traidor al que hay que echar ya
Albert Rivera (CS), Pablo Casado (PP) y Santiago Abascal (VOX). EP

El de Pedro Sánchez es un Gobierno que carece de toda legitmidad democrática («¿Qué república ni qué ‘collons’? La república no existe, idiota»: la respuesta de un mosso a un CDR).

En origen, si bien llegó al poder de manera legal, con una moción de censura respaldada por la mayoría del Congreso de los Diputados, para ello necesitó el apoyo de los partidos separatistas catalanes que han perpetrado un golpe de Estado y han reventado la conviviencia y el imperio de la ley en Cataluña, con el objetivo de romper la Nación española y, por ende, la soberanía del pueblo español, en la que se fundamenta la Constitución que hace de España una comunidad política formada por ciudadanos libres e iguales (La bochornosa escena de la ‘indepe’ Mayka Navarro mandando un mensaje a su mamá en plena agresión de los CDR).

Y en el ejercicio del poder, tras lo sucedido estos días, Sánchez también ha perdido cualquier viso de legitimidad (¡Un CDR en Antena3! ¡El mezquino periodista del ARA dice que no pasa nada este 21-D en Cataluña y que se está exagerando!).

Un gobierno que abre una negociación política al margen de la Constitución con unos golpistas queda automáticamente inhabilitado ([VÍDEO] Brutal agresión de los ‘catabatasunos’ golpistas de los CDR al reportero Cake Minuesa).

Es lo más grave que ha sucedido desde el inicio del golpe en Cataluña y no cabe otra salida que desalojar cuanto antes del poder a un tipo, Pedro Sánchez, que ha traicionado, de manera vil e indecente, a la Nación que está obligado a servir (La payasada de Sánchez en Barcelona es una humillación para los españoles que exige elecciones ya).

Está en peligro la superviviencia misma de la Nación y los derechos y libertades de todos los españoles (El socialista Sánchez no se vende al independentista Torra; sólo se alquila).

Pablo Casado y Albert Rivera están obligados, por una cuestión de principios, a presentar ya una moción de censura. Llegados a este punto, sobran ya los cálculos electoralistas y los miopes análisis demoscópicos.

En las Cortes reside la soberanía nacional y la primera obligación de los diputados es defenderla frente a la felonía de este Gobierno.

Una moción de censura que obligue a cada uno de los diputados socialistas a retratarse con su voto.

En una situación de semejante gravedad de nada sirven las declaraciones de los ‘barones’ socialistas por muy críticos que sean con Sánchez. Les venimos escuchando desde los tiempos de Zapatero y la deriva del partido es la que es, mientras ellos siguen disfrutando de sus chiringuitos autonómicos.

Cualquier cosa que digan Lambán, Page o Fernández Vara es retórica hueca si no va acompañada de hechos. Ya no cuela. Si tanto aman al PSOE como dicen. o reaccionan ya o Sánchez les arrastrará con él.

Lo de menos, obviamente, ante la enorme gravedad del momento, es lo que suceda con el PSOE.

De hecho, este partido y su franquicia catalana del PSC es el gran responsable, no el único pero sí el principal, de lo que está sucediendo en Cataluña. Su desaparición será una buena noticia.

La sociedad civil se ha movilizado con masivas manifestaciones en Barcelona y en muchas otras ciudades españoles.

La Justicia, con mención especial al juez Llarena y al papel determinante de VOX como acusación particular, ha actuado con determinación e independencia contra los líderes golpistas, hoy en prisión o fugados en el extranjero. Pero todo esto es insuficiente mientras Sánchez siga en Moncloa, dispuesto a mantenerse en el poder a cualquier precio.

Es prioritario utilizar todos los medios legales para echarle cuanto antes y el primero es la moción de censura.

Corresponde esta iniciativa a PP y Cs, que son los que tienen representación parlamentaria.

Si no lo hacen, VOX que está ya en las puertas del Congreso de los Diputados será percibido por cada vez más españoles como la herramienta más eficaz para derrotar al golpismo separatista, sin complejos, sin atajos y sin cambalaches.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído