ELECCIONES GENERALES EN ESPAÑA

El encuestas coinciden: rojerío, proetarras, golpistas y zarrapastrosos no suman

El centroderecha roza la mayoría absoluta y el 'okupa' Sánchez sigue en manos de la 'Coalición Frankenstein'

El encuestas coinciden: rojerío, proetarras, golpistas y zarrapastrosos no suman
El socialista Pedro Sánchez y sus aliados independentistas y proetarras. EP

Negro lo tiene el ‘okupa’ Pedro Sánchez (El ‘Efecto Sánchez’: el Ibex cae un 10%, la prima de riesgo se dispara y España crece menos).

El actual líder socialista ganaría las próximas elecciones generales, convocadas por él mismo para el próximo 28 de abril, si se celebraran hoy (El palo chavista que Cristina López Schlichting le propina al ‘inmaduro’ Sánchez: «Su mitin fue un Aló presidente»).

El PSOE experimentaría una fuerte subida a cuenta de Podemos, que cae a los volúmenes que históricamente tuvieron IU o el PC, pero ese crecimiento no sería suficiente para alcanzar la Moncloa, ni siquiera reeditando los pactos con golpistas catalanes y proetarras vascos que permitieron a Sánchez sacar adelante su moción de censura contra Mariano Rajoy.

Hay este domingo 17 de febrero de 2019 un aluvión de encuestas en los medios de comunicación españoles.

En el sondeo de SocioMétrica para ‘El Español’ de Pedrojota Ramírez, los socialistas solo sacan 106 diputados. 

Este estudio, realizado tras la convocatoria del adelanto electoral, también certifica que el bloque del centro-derecha podría reeditar un pacto como el llevado a cabo en Andalucía, donde PP y Ciudadanos gobiernan en coalición gracias a un acuerdo de investidura de los populares con VOX.

Los populares bajarían hasta los 73 asientos y la formación naranja obtendría 65, más del doble de sus escaños actuales.

La entrada de los de Santiago Abascal en el Congreso sería fulgurante, principalmente a costa de diputados perdidos por el Partido Popular: VOX roza los 40 diputados.

Los tres partidos –PP, Cs y VOX– conseguirían mayoría en el Congreso (178 escaños, dos más de los necesarios para la mayoría absoluta), pero no aglutinarían la mitad del voto directo, aunque lo rozarían (49,3%).

ROJERÍO, PROETARRAS, ZARRAPASTROSOS Y GOLPISTAS NO SUMAN

La suma de los partidos que apoyaron la moción de censura a Mariano Rajoy no alcanzaría, en esta ocasión, mayoría. Serían 172 escaños: el PSOE, 106; Unidos Podemos, 41; ERC, 12; PDeCAT, 4; PNV, 6; EH-Bildu, 2, y Coalición Canaria mantendría a su diputada.

En el actual escenario, tampoco sería posible reeditar el Pacto del Abrazo entre Pedro Sánchez y Albert Rivera, si bien ambos líderes ya se han enzarzado en un cruce de acusaciones para alejarse el uno del otro. Ambas formaciones juntarían 171 asientos, lo que les separaría en 5 diputados de la mayoría.

Igualmente, la bajada de Unidos Podemos sería muy significativa, con un suelo de 41 escaños frente a los 71 actuales (incluyendo a los diputados de Compromís, que, aunque votan en bloque junto a los de Pablo Iglesias y sus confluencias, tienen un grupo parlamentario propio, dentro del mixto).

Un único asiento separaría la influencia de los de Pablo Iglesias de los de Santiago Abascal.

SONDEOS DE LA VANGUARDIA Y EL PERIÓDICO

– Seguir leyendo: https://www.libertaddigital.com/espana/2019-02-16/los-primeros-sondeos-dejan-a-la-derecha-muy-cerca-de-la-mayoria-y-a-sanchez-rehen-del-separatismo-1276633284/

Según un sondeo de GAD3 para La Vanguardia, el PSOE ganaría las elecciones generales del 28A con el 28,2 % de los votos y 119 escaños, frente a los 85 de 2016, pero PP, Cs y VOX rozarían la mayoría absoluta con 173 diputados.

La encuesta GESOP para El Periódico también vaticina que el PSOE ganaría las elecciones con hasta 117 escaños de los 350 que componen la Cámara, seguido por el PP, que perdería casi la mitad de diputados respecto a las últimas elecciones de 2016, y por Vox y Ciudadanos, que empatarían al lograr cada uno alrededor de 45 escaños.

Según esta encuesta, ninguno de los dos bloques de derechas o izquierdas alcanzaría por sí sola la mayoría absoluta que le permitiría gobernar sin aliados nacionalistas.

Unidos Podemos tan solo obtendría entre 36 y 39 escaños, lo que supondría una pérdida de hasta 35 asientos en el Congreso. En el mejor de los casos, los 117 escaños de PSOE más los 39 de Unidos Podemos les daría para alcanzar 156 asientos.

De esta forma, tendrían que reeditar el apoyo que recibió el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la moción de censura del pasado año para poder formar gobierno. Así, estos 156 escaños, unidos a los 17 de ERC (frente a los 9 de las últimas elecciones) y los 3 de PDeCAT (frente a los 8 de los últimos comicios), sí lograrían superar los 175 escaños necesarios para la mayoría.

En el otro bloque, PP, con 77 escaños como máximo, Ciudadanos, con 47, y Vox, con 46, solo alcanzarían 170 diputados, cinco por debajo de los necesarios, por lo que también tendrían que recurrir al apoyo de otras formaciones si quisieran formar un nuevo gobierno.

¿DE DÓNDE VIENEN LOS VOTOS?

 El sondeo de SocioMétrica es muy interesante en cuanto al traspaso de votantes entre los bloques de izquierda y derecha.

Revela, según el online de Pedrojota, que sólo un 41,4% de quienes optaron por la papeleta de Mariano Rajoy en la cita con las urnas del 26 de junio de 2016 se mantendría fiel a las siglas populares.

La huida mayor se sus electores es hacia Vox. El partidp de Santiago Abascal se lleva un 22,4% de los votantes del PP. Ciudadanos le sigue muy de cerca, pues le arrebata un 19,9% de los que eligieron la papeleta popular.

Y tampoco es desdeñable que el partido de Pablo Casado entrega todo un 14,3% de sus electores de hace tres años a otros partidos que no son ninguno de los otros cuartro grandes.

No obstante, parece que las fugas se han frenado y estabilizado: la huida hacia Ciudadanos del 19% es menor que la que se observaba antes de la convocatoria electoral (era del 25%) y la infidelidad con Vox está estabilizada en el 22% sin observarse cambio por la llamada al 28-A.

El PSOE ‘roba’ 875.000 votos a Podemos

Por su parte, la victoria del Partido Socialista de Pedro Sánchez está cimentada en una fidelidad muy alta de sus electores de 2016. Si en aquella cita, el PSOE se quedaba en la exigua cifra de 84 escaños, el peor resultado de su historia, casi dos tercios (62%) de los que eligieron la papeleta del puño y la rosa seguirían haciéndolo, a pesar de todos los avatares de sus menos de nueve meses en el Gobierno.

Los electores permanecen leales al PSOE más allá de las acusaciones de que ha cedido a las pretensiones de los independentistas catalanes, «traicionando» a España -como clamaron los manifestantes convocados por PP, Cs y Vox el pasado domingo en la plaza de Colón- y a pesar de ejercer su labor de Ejecutivo apoyado en la muleta «populista» de Podemos.

El PSOE de Sánchez consigue arrebatar una cifra muy alta de los votantes de Unidos Podemos. La caída de los de Pablo Iglesias -que pierde según el sondeo 30 diputados, desde los 71 con los que cuenta hoy hasta los 41- nace de que sólo la mitad de sus electores se quedan con la misma opción (un 49,5%).

Y la ganancia va esencialmente a los socialistas, a quienes entregan un 17,5% de votantes, lo que supondría unos 875.000 electores de los más de cinco millones captados por Unidos Podemos hace tres años.

De dónde vienen los electores de VOX

También es significativo cómo la encuesta nos desvela el origen de la irrupción de Vox, con hasta 40 escaños y un 11,8% de los votos. Así, según el sondeo, si ya habíamos visto que el 22,4% de los votantes del PP se han cambiado al partido de Abascal, también hay un porcentaje altísimo de transferencia desde la formación de Albert Rivera.

Hasta un 16,2% de los electores naranjas se han pasado al verde de VOX.

Ciudadanos entrega a los de Abascal un alto porcentaje de sus votantes de 2016. Algo que los expertos demoscópicos observan como normal, ya que muchos de ellos eran electores del PP años atrás.

Así, puede decirse que hay un flujo de 2015 a 2016 y luego a 2019 entre PP, Ciudadanos y VOX, al que aún le queda algún movimiento de ida o vuelta.

Según explica SocioMétrica, la fidelidad de voto es el porcentaje de votantes que optan por el mismo partido en dos elecciones consecutivas. En general, se llevan observando valores muy bajos desde hace ya cinco años, es decir desde las europeas de 2014, cuando comenzó la crisis del bipartidismo al entrar como formaciones eficaces, UPyD primero, y Podemos y Cs después.

Ahora VOX ha terminado de agitar el panorama. Antes, eran habituales valores alrededor del 80% de lealtad en los votantes del PP y del 70% en los del PSOE.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído