Noticia (mala) de un banco

Franco procuraba cuidadosamente que los bancos no adquirieran demasiado tamaño. El asunto tenía lógica. Para él, perder el poder significaba perder la vida también. Si los bancos se hubieran hecho muy grandes, habrían tenido más poder que Franco. Se entiende que temiera a los bancos. En democracia, el poder pertenece al pueblo, que se lo deja a los políticos para que lo custodien. No parecen tener mucho interés en la custodia de este poder los políticos españoles, puesto que se lo han dejado arrebatar. Algunos bancos españoles han conseguido un poder desmesurado.
Quizá eso explicaría que el Banco de España no detectara que estaban corriendo grandes riesgos cuando la burbuja inmobiliaria, dejadez que nos ha costado mucho dinero a los españoles, puesto que ha habido que rescatar a la banca para que no se hunda el sistema.
Quizá la dejadez de los políticos españoles en este asunto se derive de esos sueños suyos de sentarse en un consejo de administración. No se sabe para qué sirve un consejo de administración en España, porque cuando vienen mal dadas los consejeros suelen intentar evadir sus responsabilidades, pero se conoce que los sueldos son buenos.
El caso es que, como se ve, los bancos españoles hacen lo que quieren. Durante los años dorados antes de que explotara la burbuja, sus directivos se repartían muchos bonus y a pesar de que la burbuja ha estallado no se hacen a la idea de no seguir cobrándolos. Han de sacar dinero de donde sea. Conviene recordar que cobraban sueldos de escándalo por llevar a sus bancos a la ruina. ¡Eran muy eficientes! En el arte de llevar el banco a la ruina, mucho. Merecen sus sueldos.
Al estallido de la burbuja se habló de que del mismo modo que hay bonus, debería haber malus. Para que lleven cuidado con lo que hacen. ¿Se imagina alguien los malus de Narciso Serra, Rodrigo Rato, Hernández Moltó, José Luis Olivas y otros? Pero simplemente fue un flash, un relámpago, una idea fugaz. No se ha vuelto a hablar del asunto. No quiero ni pensar en lo que le habrá ocurrido al que lanzó la idea.
‘Volver a Canfranc’
‘Condesa Natasha Brasova’
‘La invención del reino vegetal’
‘La eficacia de la creatividad’
‘Yrha y Luna, caminos cruzados’
‘Operación cochinillo’
‘Madeline’
‘Inteligencia emocional’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído