Los presuntos violadores de San Fermín

He de decir que los delitos de los que se les acusa son muy graves, pero también que no están en busca y captura como otros que también se han pasado la ley por el forro, sino que están en manos del juez, que después de escuchar a las partes y estudiar el caso tendrá que dictar sentencia.
Digo esto porque se están colgando por doquier fotografías de los acusados, lo que no puede considerarse sino como un linchamiento moral popular, lo cual, evidentemente, es reprobable moralmente.
La Justicia es la cumbre de la civilización, sin ella tendríamos que volver a la vida salvaje. Y también la Justicia es el pilar fundamental de la democracia. Se da el caso de que en España llevamos cuarenta años viviendo en este régimen, pero muchas veces da la impresión de que estamos en una democracia sin demócratas, puesto que la alcaldesa de Barcelona, por ejemplo, tiene el propósito de homenajear a unos presuntos delincuentes, y no es la primera vez que esta persona demuestra su nulo respeto por la justicia, lo que equivale a decir sus inexistentes convicciones democráticas. El caso es que estas personas, de talante claramente dictatorial, hablan de Franco como si fueran mejores que él.
Los presuntos violadores están en manos de la Justicia, como otros que también han quebrantado la ley y los hay que como se han fugado están en busca y captura.
Un demócrata no tiene más opción que acatar las leyes y las sentencias de los jueces, aunque no le gusten.
A mí, por ejemplo, no me gusta que muchos etarras anden por las calles, habría preferido la cadena perpetua para ellos y tampoco me ha gustado que alguna vez se haya soltado a algún etarra por falta de pruebas, pero sé que debo acatar la legalidad. Quisiera que se estableciera la cadena perpetua y lo digo de vez en cuando, pero mientras tanto he de aceptar lo que hay.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Septiembre puede esperar’
‘La gran trampa’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído