Toda la culpa no es de Montoro

Los que tienen más dinero también disponen de mayores posibilidades de llevárselo de España y hay que procurar que no lo hagan. Quizá sea este uno de los motivos por los que Hacienda se ensaña más con quienes no tienen escapatoria.
Pero hay que tener en cuenta qué es lo que se hace con los impuestos. Una considerable parte de ellos se destina a pagar las televisiones autonómicas que no sirven más que para hacer propaganda de los que mandan en cada sitio. Ningún partido de esos que dicen que se preocupan por los ciudadanos, o por ‘la gente’, exige que se cierren todas, para ahorrar dinero a los contribuyentes.
Hay una serie interminable de instituciones y organizaciones que sólo sirven para que un número extraordinariamente alto de narcisistas se den la gran vida a costa de los presupuestos del Estado y presuman de ello. Algunos de los colocados incluso quieren hacernos creer que esas ‘cosas’ en las que los han colocado sus amigos políticos tienen alguna utilidad para los ‘paganos’.
El modo en que se configuró el sistema autonómico es absolutamente lesivo para los bolsillos de los ciudadanos. Los presupuestos que manejan las Autonomías son desorbitados, sobre todo si se tiene en cuenta la escasa sensatez de quienes los administran. Suelen ser personas de una ambición desmedida y una vulgaridad también desmedida. Los resultados, hasta el momento, son catastróficos para todas las Comunidades Autónomas.
La función que llevan a cabo las diputaciones puede ser asumida por una dirección general.
A Montoro le exigen una cantidad de dinero cada año y entonces él esboza esa sonrisa feroz, afila los colmillos, y se dispone a saltar sobre su presa.
Claro que estoy de acuerdo con que suban las pensiones, el gasto social, etc., pero no a costa de los trabajadores. Cuando algún partido exige que suban esas partidas, debería explicar al mismo tiempo de dónde ha de salir ese dinero.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Atlas del bien y del mal’
‘Los dados’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído