Todo para el Islam

Algunas veces me refiero al actual y transitorio presidente del gobierno como ‘el guaperas’, porque esa es la única virtud que trasciende de él. En los demás aspectos viene a ser un botarate: un doctorado conseguido con enchufe y la ley del mínimo esfuerzo, sin que demuestre tener conocimientos suficientes, una presidencia del gobierno conseguida con el apoyo de unos indeseables…
Todos los presidentes del gobierno son transitorios, pero en este caso la transitoriedad se presume y se desea breve, antes de que la destroza sea irreparable.
Este guaperas, además, es arbitrario. Saludó a los musulmanes de este modo: «Deseo a todos los musulmanes de España un muy feliz Eid el Fitr. Que el mes de Ramadán que acaba de concluir os traiga, nos traiga a todos, mucha paz. ¡Eid Mubarak!», en cambio con los católicos no tiene la misma consideración.
Puesto que es tan simple como el pedo de un asno (pedorro), se adivina enseguida el motivo de este proceder: no espera que le voten los católicos y en cambio que sí lo hagan los musulmanes y que muchos votantes de izquierda vean con simpatía esta discriminación.
También a los que atraviesan España camino de sus países les ha puesto una serie de zonas de descanso y mezquitas exclusivas para musulmanes.
La cuestión es la siguiente: mientras la religión católica puede adaptarse perfectamente a la democracia suprimiendo algunas chorradas que no aportan nada, como podrían ser los dogmas, sin perder su esencia, para el Islam esto es imposible.
Algún día las democracias se darán cuenta de que deben exigir una serie de requisitos a las religiones que quieran operar en sus territorios. Un Estado democrático debe proteger a sus ciudadanos en la medida en que sea posible, también de las religiones, puesto que algunas de ellas están diseñadas específicamente para ser usadas como instrumentos de control y dominio de las masas. Y esto cada vez es más peligroso.
Pero al guaperas los ciudadanos no le importan, porque según se deduce de sus actuaciones sólo se preocupa por sí mismo.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Diccionario de elogios, piropos y voces galantes’
‘Atlas del bien y del mal’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído