Ada Colau es una fábrica de monárquicos

En lugar de dedicarse a hacer que Barcelona resulte más habitable y amable, procura todo lo contrario, que resulte agobiante para los que no le votan. Este es el concepto de democracia que tiene esta señora que, con gran desparpajo, siempre tiene esta palabra en la boca.
No vivo en Barcelona, sino en otra ciudad gobernada por alguien tan sectario como Ada Colau, pero si viviera en la Ciudad Condal no es que no quisiera votarla, es que no podría. No puedo votar a alguien que va en contra de la ciudad, que no tiene reparos en causarle perjuicio. Lo penúltimo ha sido la reprobación del Rey. Urge recortar las competencias a los ayuntamientos. En la concesión de licencias de obra, porque puede haber mucho dinero en juego y un ayuntamiento honrado no puede enfrentarse a grandes empresarios, si éstos tienen más codicia que escrúpulos, y si el ayuntamiento no es honrado pues peor. Y habría que prohibirles también hacer el chorra, como es el caso de Colau en el caso anteriormente citado, pero no solo ella y tampoco nada más ese caso. En Valencia, por ejemplo, le han quitado la calle a Castañ Tobeñas, pero no solo a él.
Parafraseando una chorrada de los catalanistas, de todos, se puede decir que Colau es una fábrica de monárquicos. Un ataque tan injusto y estúpido no debería tener más consecuencia que la de estimular la solidaridad y la simpatía con el Rey. Unos patanes han intentado ofender a Su Majestad.
También Torra es una fábrica de monárquicos. Al presidente de la Generalidad se le llama, pomposamente, Muy Honorable. Eso debería quedar en el pasado, el título que le corresponde y le cuadra es el de Muy Mamarracho, pero, eso sí, perteneciente a una raza ‘superior’, altamente desarrollada en el menosprecio al resto del mundo, el racismo, y la tendencia al ridículo.
‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Mujeres de Roma’
‘Diccionario de elogios, piropos y voces galantes’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído