Begoña Gómez y su machoman

Debe de estar satisfecha la esposa del presidente del gobierno de la ‘proeza’ que acaba de llevar a cabo éste.
Con la misma razón con que Pedro Sánchez debería haber defendido los derechos de España sobre Gibraltar, que son todos, fue Adolfo Suárez, un ‘fascista’, a Francia, para afearle a Chirac la ayuda que le prestaba a ETA. He puesto fascista entre comillas porque se jugó la vida y otras cosas a diario para traer la democracia a España y se la volvió a jugar para defenderla. Lo de Sánchez con May es más o menos como lo explicó Cervantes: «caló el chapeo, requirió la espada/ miró al soslayo, fuese y no hubo nada.». Conociendo el percal no había nadie que pudiese creer que el guaperas este fuera capaz de enfrentarse, por mucha razón que tuviera, a los demás firmantes del acuerdo. Lo suyo en la tauromaquia se llama espantada. Aunque no me extrañaría nada que El País de Soledad Gallego-Díaz le hiciera publicidad en sentido contrario. ¿Pero quién puede leer esa cosa hoy en día?
Jacques Chirac, presidente de una gran potencia mundial, miraba de arriba abajo a Adolfo Suárez, político procedente de la dictadura que presidía un país sin relieve alguno en el panorama político internacional y para iniciar la conversación le enumeró los vinos franceses, los mejores, explicando las características de cada uno, tratando de impresionar con el vino y con su cultura enológica, para terminar preguntando ¿cuál quiere que le sirvan?
Un vaso de leche, contestó el presidente español, demostrando que podía estar a la altura de las circunstancias, lo que no ocurría con el francés, que debería tener vergüenza de su actitud con ETA.
Theresa May también debería sentir vergüenza de lo hecho por su país con el Peñón de Gibraltar, y el daño causado a España con su intromisión en la Guerra de Sucesión española, una de cuyas consecuencias es el gamberrismo de los catalanistas, pero los españoles no hemos sabido mandar a discutir con ella a alguien de la categoría de Adolfo Suárez.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Necesidades emocionales’
‘Animales in Harena’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído