No a las armas de fuego

Al parecer, Santiago Abascal ha hecho alguna propuesta sobre las armas de fuego, aunque luego Rocío Monasterio la ha matizado alegando que en realidad se trata de poder tener un cuchillo jamonero en casa, cosa que ya, salvo error por mi parte, es posible.
En lo que a mí respecta, jamás tendría armas de fuego en casa, excepto si me desplazara a vivir en una zona deshabitada y susceptible, por tanto, de sufrir algún asalto.
Tener un arma de fuego es una tentación que no todo el mundo sabe resistir. En mi caso prefiero no tener que hacer que hacerlo. Un cuchillo, jamonero o de cualquier otro tipo también lo es, pero mentalmente se les relaciona más con las cosas de comer. En cambio, un puñal o un arma de fuego están hechos específicamente para matar.
En lo que sí que estoy de acuerdo es en que las leyes deberían proteger más la propiedad privada y fundamentalmente el hogar. Quienes ocupan ilegalmente una casa deberían ser desalojados inmediatamente y puestos a disposición del juez, para que les hiciera pagar, en efectivo o con duras penas de cárcel, los daños causados en la vivienda que hubieran ocupado.
El fenómeno ocupa ataca directamente a la civilización y no hay más que ver que los políticos que lo defienden procuran que no les pueda pasar a ellos. Es decir, son muy cínicos. Saben que están haciendo mal y se cubren para que no les alcance lo que procuran para otros.
Los asaltos a los domicilios y la legítima defensa de los dueños, si se hubiera producido, también deberían tener una normativa clara y a la vez disuasoria. La pena por agredir, lesionar o matar a alguien en su propio domicilio debería ser la máxima en cada una de las categorías. Quien se hubiera defendido de un ataque en su casa debería disfrutar de todas las eximentes.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído