Los países catalanes no existen

Aunque un paseante se pueda encontrar en Barcelona algún rótulo en el que ponga este nombre, eso solo prueba que hay gente que padece un tipo de delirio de difícil curación.
Más probable es la existencia de ese dinosaurio catalán que dicen que han encontrado y cuya catalanidad es indudable, porque seguramente llevaba la boina o gorra de payés.
Ahora solo falta que venga esa ristra de historiadores comandados, o acaso solo acompañados, por el Tucurull ese que tanto nos hace reír. Los otros de su cuerda, también. Lo que ocurre es que al pensar en el dinero que se llevan por decir las cosas que dicen y recordar que procede de las arcas del Estado, la risa se vuelve amarga.
El tal Turucull, y los demás que son como él, pueden demostrar, igual que han demostrado que Colón, Santa Teresa, Cervantes, Aristóteles (en realidad era Aristotells), o Mussolini (era Musol), e incluso Dios, son catalanes, podrán probar que el hallazgo del titanosaurio se ha venido ocultando durante todo el tiempo para que no se sepa que la patria catalana ya existía en tiempos inmemoriales.
Los titanosaurios se movían de un modo distinto a los demás animales prehistóricos, llevaban premonitoriamente un lacito amarillo y eran odiados por el resto a causa de que emitían sonidos diferentes a los del resto, y les gustaban las monchetes con butifarra.
Es decir, lo de los titanosaurios e incluso lo de que Dios es catalán puede tener un poso de verdad, un agarradero en el que basar sus afirmaciones, pero lo de los países catalanes, se pongan como se pongan, no hay por donde cogerlo.
La civilización, ya se sabe, el respeto de la ley, el cumplimiento de las sentencias, llegó a Valencia con el Tribunal de las Aguas, o sea, hace más de mil años, mientras que en Cataluña todavía siguen con las costumbres de la época de los titanosaurios.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído