Le rezan a Garzón

Quizá sea exagerado decir que le rezan, pero los conozco que le tienen una gran devoción. Y eso a pesar de que suelen ser de izquierdas y descreídos, lo que no significa que hayan erradicado la citada devoción de entre sus sentimientos habituales, sino que han cambiado sus objetos de culto.
Ahora se tiene devoción a una ideología, la que sea, lo cual siempre es nocivo, pero en algunos casos es suicida; a personajes, del deporte, de la política, de la televisión, o de lo que sea.
Hay personas muy devotas y se da además la circunstancia de que a estas mismas personas también tienden indefectiblemente a la simplificación. Perciben algo a alguien de un modo determinado en algún momento, y de esa percepción suya, aunque no se ajuste a la realidad, es de la que se sirven para siempre. Como si fuera una foto. Piensan en fulano, y la imagen que acude a su mente es esa que recuerdan, aunque no tenga nada que ver con él, lo mismo da que salga favorecido que perjudicado; la justicia, hoy por hoy, no figura entre las mayores preocupaciones de las personas.
No es extraño pues, que Garzón, a pesar de todo su historial, sea objeto de culto de muchas de esas personas devotas que, a pesar de que su amor a la justicia es escaso, o precisamente por eso, lo consideran un adalid de la justicia.
Dicen que Garzón instruía mal las causas, motivo por el cual los jueces que tenían que trabajar con sus sumarios no se cuentan entre quienes le tienen devoción, sino todo lo contrario. Lo que más le gustaba era salir en la televisión y eso sí que lo sabía hacer bien, o sea, lo de conseguir que lo sacaran.
Felipe González le había prometido un ministerio, pero cuando lo vio actuar le tomó miedo, porque se dio cuenta de que era capaz de arrebatarle el favor de las masas.
‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído