Paella indigesta

Yahoo noticias ofrece una titulada «La loca versión de la paella española que indigna en Twitter».
Quien la ha redactado no se entera y Twitter es un desmadre. Comienza diciendo que la paella es uno de esos asuntos que es capaz de causar fricción entre los españoles. ¡Anda ya!
Cada cual puede cocinar la paella, el gazpacho o la fabada como le venga en gana y echarle al guiso lo que le apetezca. Lo único que puede crearle problemas es que los comensales enfermen luego.
Pero es que luego, el tipo dice que la receta es clara y proporciona un enlace que lleva a un plato que se comerá su madre, porque yo jamás me llevaría eso a la boca.
Lo que ocurre con la paella es que se han cocinado ya millones de veces y se ha podido determinar la mejor receta. Pero es cuestión de inteligencia entender esto y obrar en consecuencia.
A finales de los sesenta comí un arroz caldoso en Barcelona que en la carta estaba anunciado como paella. No obstante, los catalanistas dicen que la paella es catalana. Y el all i oli. Los catalanistas se apropian de todo. Morro no les falta. Y luego hay pelotas redomados, como J. Fuster y otros. Cristo predicó en catalán, según ellos, pero luego resulta que no puede ser, porque el dialecto catalán es un invento de Pompeyo Fabra, o sea, muy reciente. De momento van consiguiendo que el dígrafo «ch», tan valenciano, vaya siendo sustituido por la «x», que suena a incógnita, de forma inmerecida en este caso, puesto que no es ninguna incógnita que los catalanistas son impresentables.
Todo el mundo mete las manos en la paella, que es un plato de origen tan humilde que ni siquiera tiene nombre. Pero los incultos le llaman paellera al recipiente en que se guisa. Ignoran que la paellera es la señora que la guisa y si la ponen en el fuego se pueden llevar un buen tortazo.
En resumidas cuentas, a la hora de comer no hay que fiarse de todos.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído