Lamentable retroceso del feminismo

Tengo escrito que la humanidad se ha asentado y desenvuelto a lo largo del tiempo sobre la base de una injusticia, la de la superioridad del hombre sobre la mujer. Que esta injusticia surgiera de forma espontánea a causa de la forma de vida primitiva no permite olvidar que la humanidad alcanzó la capacidad de raciocinio actual hace unos miles de años y, por tanto, debió darse cuenta del error. No lo hizo porque la justicia no está entre las prioridades de los humanos, salvo cuando se sienten perjudicados.

¡Qué distinta habría sido la historia si los humanos hubiéramos procurado, ante todo, no ser injustos! No se habría dado esta discriminación de la mujer, ni ninguna otra.

El movimiento feminista, que tanto valor requirió a sus pioneras, vino a paliar la situación. Digo a paliar, porque solo se refiere a una de las injusticias, y bastante es. Aceleró grandemente un proceso que de otro modo habría durado mucho. Todos estamos en deuda con este movimiento feminista, porque las injusticias nos perjudican a todos, y justicia es beneficiosa para la humanidad entera.

Pero los bárbaros no están dispuestos a permitir que la civilización avance y han convertido el movimiento feminista en feminazi. Lo que era la búsqueda de la justicia ha pasado a ser la consagración de una injusticia distinta de la que se combatía, con las armas de la razón y la verdad. Los bárbaros utilizan la propaganda y la distorsión.

Una diputada española, Macarena Olona, hizo un discurso en defensa del genuino feminismo y de la justicia:

Se puede discrepar de lo que dijo, pero lo que no se puede es dejar de admirar la valentía de su discurso, la belleza de su forma, ni su extraordinaria puesta en escena. Comprendo que no se ha hecho la miel para la boca del asno. Discrepancias aparte, el hemiciclo entero debería haberse levantado a aplaudir. Por muy de izquierdas que sea, la gente culta y refinada debería haberlo hecho.

Por su parte, Guadalupe Sánchez, también abogada, se refiere a otros de los logros de la civilización, la presunción de inocencia, que también se llevan por delante los bárbaros que han tomado el poder. https://www.vozpopuli.com/opinion/totalitarismo-violencia-genero_0_1367863205.html

‘2016. Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’
‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído