En Coruña.Lugo, Vigo y Orense

Manifestación contra la política económica de Zapatero

Acudieron unas 3.000 delegados sindicales

"Si la ciudadanía se moviliza se podrá conseguir que la reforma laboral sea menos agresiva"

Varios centenares de personas se han concentrado en las ciudades gallegas convocadas por los sindicatos UGT, CC.OO. y CIG para protestar contra las medidas laborales del Gobierno central y la retirada de la ayuda de 426 euros a los parados que han agotado las prestaciones.

En las concentraciones de delegados los asistentes llamaron a una nueva huelga general que la CIG defiende que es necesario convocar, mientras que CC.OO. y UGT han advertido al Ejecutivo de que, si no rectifica, «habrá movilizaciones más duras» e incluso, una nueva huelga general. Los sindicatos llamaron a las protestas en A Coruña, Lugo, Ourense y Vigo (CC.OO., UGT y CIG), así como en Ferrol, Santiago, Pontevedra, Burela y Carballo (sólo la CIG).

De este modo, CC.OO. y UGT han cifrado, en un comunicado conjunto, en «más de 3.000 delegados» los asistentes a las cuatro protestas convocadas –en A Coruña, Vigo, Lugo y Ourense– coincidiendo con la jornada de movilización europea de la CES. El secretario comarcal de UGT en A Coruña, Xosé Carrillo, ha criticado la reforma laboral y ha avanzado que las movilizaciones se endurecerán, si son «los propios especuladores» quienes «marcan el camino al Gobierno».

Por su parte, José Manuel Lado, de CC.OO., ha denunciado el «deterioro» que está sufriendo el Estado del Bienestar y ha avisado de que «esto seguirá así si los trabajadores no le ponen freno».

El secretario xeral de la CIG, Suso Seixo, ha criticado la directiva europea para inmigrantes, que ha tachado de «atentado contra los derechos de los trabajadores» y de la que ha dicho que es un intento de «provocar el enfrentamiento entre los trabajadores europeos y presionar a la baja para renunciar a derechos laborales».

La supresión de la ayuda de 426 euros a los parados es, ha afirmado, «un atentado a la dignidad de los parados» y ha considerado «alarmante que un gobierno progresista sea tan condescendiente con la oligarquía española». Asimismo, ha avanzado que los próximos 20, 21 y 22 de diciembre habrá nuevas movilizaciones ante el Parlamento y la Delegación del Gobierno en Galicia.

CORTE DE TRÁFICO EN VIGO

En Vigo, en torno a 200 delegados de CC.OO. y UGT se concentraron inicialmente frente al MARCO, aunque se trasladaron después al cruce de las calles Colón y Policarpo Sanz y cortaron el tráfico durante una hora en ese punto, en el que se concentran varias sedes de bancos y cajas. En representación de CC.OO., José Cameselle, ha dicho que se trata del «paso previo» a la manifestación convocada para el sábado. Por parte de UGT; Antonio Juste, ha advertido al Gobierno que, «con estas medidas, en enero o febrero habrá otra huelga general».

Asimismo, en la ciudad olívica cerca de un centenar de personas asistió a la movilización convocada por la CIG y que consistió en la ocupación de la oficina de empleo de la calle Gregorio Espino, lugar hasta el cual también acudieron efectivos de las fuerzas de seguridad, que permanecieron en la zona.

En declaraciones a los medios, el responsable comarcal del sindicato, Serafín Otero, ha explicado que este acto se realiza para protestar contra la eliminación de la prestación de 426 euros para las personas en paro, y ha recordado que el número de desempleados ha aumentado hasta alcanzar «cifras exorbitantes». Aún así ha enviado un mensaje a la sociedad para que «coja conciencia» de la situación para 2011, ya que si la ciudadanía se moviliza se podrá conseguir que la reforma laboral «sea menos agresiva».

CONTRA LA REFORMA DE LAS PENSIONES

En Lugo, el secretario comarcal de la CIG, Xosé Ferreiro, ha abogado, durante la concentración de un centenar de delegados sindicales, por «trabajar para esa huelga general». «Desde la CIG tenemos las posibilidades que tenemos, pero haremos todo lo posible para ir en ese camino», ha dicho, pues «está claro que la reforma de las pensiones va para adelante».

Además, en la ciudad unos 200 delegados sindicales de UGT y CC.OO. se concentraron ante la sede de la Confederación Empresarial Lucense (CEL), donde denunciaron, entre otros aspectos, el «desastre» en el que están inmersa la negociación colectiva en la provincia.

En Santiago, la CIG reunió, según sus cálculos, a unos 150 delegados, que entregaron un escrito en una de las sedes de los servicios públicos de empleo para exigir la «retirada de las medidas regresivas» del Gobierno. «Me alegra que tanto UGT como CC.OO. ahora también estén llamando a la huelga», ha manifestado el secretario en Compostela, Anxo Noceda.

ENCADENADOS A UNA COLUMNA

Por su parte, cuatro dirigentes de la central nacionalista en Ferrolterra se encadenaron a una de las columnas del interior del local de los servicios públicos de empleo de Ferrol situado en la Avenida de Vigo. En torno a 200 personas se reunieron en el interior y el exterior del local en una concentración que estuvo secundada también por el BNG.
En Pontevedra, la CIG ha reunido a más de medio centenar de delegados ante la oficina de los servicios públicos de empleo en la avenida Eduardo Pondal. Los asistentes portaban pancartas con lemas como ‘No a la explotación juvenil. Empleo digno para la juventud’ o ‘No a la retirada de la ayuda de los 426 euros».

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído