Sin concesiones al terrorismo en la ponencia política

El congreso ‘tranquilo’ de Rajoy para lanzar a Javier Arenas a la presidencia de la Junta

El presidente del PP dice que el partido se ha desplazado a Sevilla con el objetivo de que "llegue el cambio a Andalucía"

Treinta y cinco años después del primer congreso nacional constituyente del PP, el de Sevilla no se parece en nada. Ni Fraga hubiera soñado un poder tan inmenso como el que posee en estos momentos el partido del desaparecido fundador.

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, que ha usado el AVE para trasladarse a Sevilla, está centrado ahora en las tareas de Gobierno, por lo que la estructura de dirección del partido será pequeña y muy operativa.

Hasta ahora la estructura ha incluido a tres vicesecretarios, ocho coordinadores y siete secretarios de área. En el caso de los vicesecretarios, aún se desconoce el número exacto que habrá, pero se da por seguro que Arenas repetirá en su cargo actual.

Cena especial

Rajoy ha organizado en la noche de este viernes 17 de febrero de 2012 una cena a la que asistirán la secretaria general, María Dolores de Cospedal; la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; Javier Arenas; y el vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons. El objetivo es ultimar la composición de la ejecutiva nacional.

Pero Rajoy no pierde de vista el verdadero objetivo: «Andalucía tiene un potencial enorme y estoy absolutamente convencido de que va a haber un salto adelante. Lo que hace falta es un gobierno que deje hacer a los andaluces», ha proclamado el jefe del Ejecutivo.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha asegurado que su formación viene a Sevilla a celebrar su XVII Congreso Nacional para decirle a los andaluces «que el PP andaluz está preparado para gobernar» y que es la alternativa a un gobierno socialista «incapaz», que solo hace «famosa» a la comunidad autónoma andaluza «por los escándalos, los ERE y los fondos de reptiles». El presidente del PP ha afirmado que el partido se ha desplazado este fin de semana a Sevilla para apoyar a Javier Arenas, con el objetivo de que «llegue el cambio a Andalucía».

Arenas es el objetivo, que se visualice el apoyo del PP a su candidato andaluz. Cospedal ha destacado que el PP no busca «el poder» en Andalucía, sino mejorar la situación de sus ciudadanos.

La confianza de Rajoy

La secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, ha agradecido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la confianza que ha depositado en ella, una «deuda» que, según ha dicho, «siempre» tendrá con él. Además, ha afirmado que el liderazgo tiene «mucho que ver con la capacidad para integrar distintas sensibilidades».
Cospedal ha hecho estas declaraciones durante la presentación de su informe de gestión en el XVII Congreso del PP, un cónclave en el que será reelegida al frente de la Secretaría General del partido.

«Querido presidente, te estoy, tú lo sabes, muy agradecida por tu confianza y por tu apoyo y he intentado humildemente corresponder a ellos. Ésa es una deuda que siempre y con mucho gusto, tendré contigo», ha proclamado.

Tras repasar el éxito cosechado por el PP en estos tres años en los distintos procesos electorales, la ‘número dos’ del PP ha defendido la unidad del partido porque cuando «todos» suman, ha dicho, «los proyectos salen adelante». «Nos hemos dado cuenta de la importancia de la unidad, del trabajo en equipo, de que el liderazgo tiene mucho que ver con la capacidad para integrar distintas sensibilidades y con saber mantener la coherencia y la templanza en los momentos más difíciles», ha aseverado.

Sin concesiones al terrorismo

«No habrá concesiones de ningún tipo», ha afirmado Dolores de Cospedal en el 17 Congreso Nacional del PP, en relación al terrorismo, que ocupa una parte importante de la ponencia política del PP -elaborada por Antonio Basagoiti, Juan Vicente Herrera y Juan José Imbroda- donde se denuncia «un terrorismo ejercido con la pretensión de imponer un proyecto totalitario de independencia y socialismo, que ha asesinado a casi 900 personas, ha dejado miles de heridos y decenas de miles de víctimas de violencia y de persecución».

La ponencia fija la necesidad de asegurar el regreso de los desterrados: «El final necesario de ETA debe conllevar la restitución de alguna manera de los derechos políticos de miles de vascos desterrados por las consecuencias directas e indirectas de la amenaza y la extorsión del entramado etarra. Un País Vasco en paz y en libertad es una sociedad en la que puedan decidir su presente todos aquellos que se han visto obligados a dejar la tierra en la que nacieron o en la que vivieron».

En la ponencia se advierte que en la España del siglo XXI no tienen sentido los autoproclamados «mediadores de conflictos», ni otras iniciativas y supuestos que tienen como objeto «la intermediación en lugares en los que no existen democracias o entre bandos enfrentados». Este tipo de iniciativas, se destaca en la ponencia política del PP, «falsea la historia de lo sucedido en el País Vasco, blanquea los objetivos totalitarios y dificulta un final incondicional de ETA, al que se está llegando desde la democracia, con los instrumentos del Estado de derecho y el impulso de la rebelión social contra el terror».

Fraga, presente

Fue en enero de 1989 cuando se celebró el IX Congreso Nacional, denominado de la Refundación, en el que es elegido Presidente Nacional, Manuel Fraga y Secretario General, Francisco Álvarez-Cascos.

En septiembre de 1989, la Junta Directiva Nacional a propuesta de Manuel Fraga, designa candidato para las elecciones generales, que se iban a celebrar en Octubre de dicho año, a José María Aznar, así como Vicepresidente Ejecutivo para dirigir el mismo hasta la celebración de un nuevo Congreso.

En abril de 1990 se celebra en Sevilla el X Congreso Nacional del Partido Popular y en él es elegido Presidente José María Aznar y Secretario General Francisco Álvarez-Cascos.El XI Congreso Nacional (Febrero de 1993) y XII Congreso Nacional (Enero de 1996) ratifican a los anteriores. En el XIII Congreso y XIV Congreso, celebrados en Enero de 1999 y enero de 2002 respectivamente, son elegidos presidente José María Aznar López y secretario general Javier Arenas.

El 1 de septiembre de 2003, el presidente nacional, José María Aznar, ante su decisión de no presentarse como candidato a las elecciones generales de 2004, cumpliendo así su promesa de no estar más de ocho años en el Gobierno, propone a Mariano Rajoy como candidato a la Presidencia del Gobierno y como Secretario General del Partido. Ambas propuestas son aprobadas por el Comité Ejecutivo Nacional y la Junta Directiva Nacional el 3 de Septiembre.

En el XV Congreso Popular (octubre 2004) es elegido Presidente Nacional Mariano Rajoy y Secretario General Ángel Acebes. En junio de 2008 tuvo lugar en Valencia el XVI Congreso Popular, donde fue elegido presidente nacional Mariano Rajoy y secretaria general María Dolores de Cospedal.

 

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido