El videojuego que permite librar una de las más duras batallas de la guerra de Irak

(PD).- La dramática experiencia de una batalla que tuvo lugar en noviembre de 2004 en la ciudad iraquí de Faluya llegará a las consolas el año que viene, mientras todavía quedan tropas estadounidenses en Irak. La polémica está servida.

El videojuego ‘Six Days in Fallujah‘ (‘Seis días en Faluya’), que está aún siendo desarrollado por Atomic Games -una compañía con gran experiencia en juegos bélicos- y editado por Konami, se inspira en vídeos, fotos y diarios reales que pertenecían a las tropas que vivieron la batalla real.

Se ha hecho todo lo posible para reflejar con realismo la situación en Irak hace cinco años, y el resultado será una suerte de ‘ficción histórica’ en la que los detalles han sido aportados por varios combatientes en la toma de la ciudad iraquí, según el Wall Street Journal.

En aquel episodio murieron 38 soldados de EEUU, y unos 1.200 insurgentes, recuerda en diario ‘Los Angeles Times‘, que informa de que han sido algunos de los soldados estadounidenses presentes en el asedio a Faluya quienes han proporcionado el material a Atomic Games.

‘Six Days in Fallujah’ es un ‘shooter’ en tercera persona, parecido a superventas como ‘Call of Duty’ o ‘Medal of Honor’.

«Los juegos pueden transmitir la intensidad y gravedad de la guerra a un público que no ve el Canal de Historia o no lee los hechos en las aulas», comentó al citado diario Mike Ergo, ex combatiente en un batallón de marines durante la batalla y ahora consultor del juego.

Según el presidente de Atomic Games, Peter Tamte, «el desafío era cómo mostrar los horrores de la guerra en un juego que sea entretenido, pero que también dé información sobre un hecho que sólo un videojuego pueden ofrecer».

Según los desarrolladores del juego, se trata de mostrar qué significa ser un marine en una situación como la que existe en Irak, pero también cómo es ser un insurgente o qué riesgos corre la población civil.

No obstante, no busca ser un documental, sino que se centra en los aspectos más dinámicos. Es decir, el juego no entra a valorar la moralidad de la invasión. Según declaró el vicepresidente de Konami Anthony Crouts al WSJ, «se trata de aportar una experiencia de entretenimiento convicente. No estamos a favor de la guerra, al fin y al cabo sólo es un juego».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído