El paciente, que vive en Londres, ha logrado superar la difícil enfermedad y ofrece nuevas pistas a los científicos

VIH: un venezolano, la segunda persona en todo el mundo en vencer el virus del sida

VIH: un venezolano, la segunda persona en todo el mundo en vencer el virus del sida
Adam Castillejo PD

La ciencia ha ganado una importante batalla contra el VIH. Un venezolano, radicado en Londres, se ha convertido en la segunda persona en la historia de la humanidad en vencer al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), según confirmaron sus médicos.

Adam Castillejo ha logrado la marca de estar libre del virus más de 30 meses después de suspender la terapia antirretroviral, lo que confirma el éxito del tratamiento. Así, Castillejo -que eligió revelar su identidad para hacer público su caso- se convirtió en la segunda persona en la historia que fue curada del VIH.

Su caso se suma al de Timothy Brown, también conocido como «el paciente de Berlín», quien en 2011 fue la primera persona reportada como curada del VIH, tres años y medio después de recibir un tratamiento similar al de Castillejo.

A pesar de la importancia de estos hitos, los expertos advierten que el tratamiento que recibieron estos hombres es muy riesgoso y no puede aplicarse de forma genérica para tratar todos los casos de VIH.

La complicación radica en que se trata de un tratamiento que utiliza células madre de donantes especiales que tienen un gen que los protege a ellos -y a algunas de las personas que reciben estas células- del VIH.

Tanto Brown como Castillejo recibieron este tratamiento no para combatir el VIH sino para tratar un cáncer, pero luego se vio que les permitió curarse del VIH.

El venezolano de la esperanza

Adam Castillejo contó, en una entrevista con The New York Times, que creció en Caracas, la capital de Venezuela, y se mudó a Londres en 2002, contó que decidió revelar su identidad porque quiere convertirse en un «embajador de la esperanza».

El hombre de 40 años dijo que debió atravesar un duro camino para curarse, que incluyó casi una década de extenuantes tratamientos. Castillejo fue diagnosticado con VIH un año después de llegar a la capital británica, cuando tenía 23 años.

Ocho años más tarde, en 2011, recibió un segundo golpe cuando se le diagnosticó un linfoma, un tumor maligno que afecta los ganglios linfáticos o el bazo.  Cuando lo descubrieron ya estaba en estadio 4, el más severo. «Fue otra sentencia de muerte», recordó.

Tras años de recibir quimioterapia -lo que obligó a sus médicos a tener que recalibrar sus medicamentos para tratar el VIH- recibió un trasplante de médula ósea, como último recurso para tratar de combatir su cáncer.

Para su suerte, uno de los donantes que eran compatibles con su perfil genético portaba una mutación genética que impedía el ingreso del VIH a las células.

Por este motivo, fue elegido para ver si además de curar su cáncer, podía también eliminar el VIH.

El trasplante resultó exitoso y esencialmente reemplazó el sistema inmune de Castillejo con uno resistente al virus.

Esto le permitió curarse simultáneamente del cáncer y del VIH. Más allá de su buena fortuna, Castillejo aclara que no quiere que la gente piense que es «un elegido».

«No, simplemente ocurrió. Estaba en el lugar correcto, probablemente en el momento correcto, cuando pasó».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído