ABUSOS EN LA IGLESIA

La Fiscalía y los obispos de Chile firman un acuerdo para facilitar las investigaciones sobre delitos sexuales

La Fiscalía y los obispos de Chile firman un acuerdo para facilitar las investigaciones sobre delitos sexuales
Abusos sexuales a menores. EP

Actualmente, existen 166 investigaciones en vigor, 221 personas investigadas –la mayoría sacerdotes– y 248 víctimas –la mayoría niños, niñas y adolescentes–, según las cifras más recientes de la Fiscalía sobre delitos sexuales cometidos por personas relacionadas con la Iglesia Católica en Chile (La Iglesia chilena se opone a eliminar el secreto de confesión en casos de abuso de menores).

El martes 30 de abril de 2019 se concretó la firma del Convenio marco de colaboración entre la Conferencia Episcopal de Chile (CECh) y el Ministerio Público.

En la ceremonia participaron el secretario general de la CECh, Fernando Ramos, y el fiscal nacional, Jorge Abbott. Por el Consejo Nacional de Prevención de Abusos y Acompañamiento de Víctimas participaron su presidenta Ana María Celis y el obispo Juan Ignacio González. También acudieron los representantes de los Maristas, Salesianos y el Instituto Padres de Schoenstatt.

El convenio de colaboración tiene como principal objetivo esclarecer y mejorar el proceso de investigación en este tipo de crímenes, como también preservar la protección a las víctimas y testigos.

Para ello, la Conferencia Episcopal se comprometió, una vez conocidos eventuales hechos criminales, a derivar los antecedentes al Ministerio Público a la mayor brevedad posible, con excepción de quienes se encuentren obligados a denunciar, en un plazo máximo de 24 horas, de acuerdo a lo establecido en el artículo 175 del Código Procesal Penal.

La Fiscalía, por su parte, asume la obligación constitucional de proteger a las víctimas y a los testigos dentro del proceso penal, donde además reitera su compromiso de otorgar el mayor nivel de confidencialidad, protegiendo la identidad y antecedentes de las víctimas con el fin de cuidar su intimidad, entendiendo la gravedad de estos hechos.

El documento precisa que «cualquiera de los Institutos de Vida Consagrada o Sociedades de Vida Apostólica –sea que pertenezca o no a CONFERRE–, podrá adherir al presente Convenio».

El obispo Fernando Ramos señaló que «cuando se trata de buscar la verdad y justicia en delitos de abuso sexual a menores de edad, el Ministerio Público y la Iglesia Católica no somos contrapartes sino colaboradores, porque nos anima la misma meta. Al menos desde la Conferencia Episcopal, con la adhesión de todos los arzobispos y obispos diocesanos, así como los administradores apostólicos equiparados en derecho, hacemos nuestro lo que se establece en el Convenio que hoy firmamos y, al haber aprobado que este sea un anexo a las Líneas Guía ‘Cuidado y esperanza’ del año 2015, este convenio rige para todas y cada una de las jurisdicciones eclesiásticas de Chile».

Después de la firma, Ramos destacó que este es un convenio muy novedoso a nivel mundial. Y añadió que las autoridades de la Santa Sede lo miran con atención, porque esto puede servir para iluminar otras realidades.

Por su parte, el fiscal Abbott opinó que «el trabajo colaborativo de ambas instituciones nos permitirá cumplir lo que la gente espera de nosotros» y, en concordancia con el secretario general de la CECh, planteó que este convenio puede servir de referente en otros países.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído