Salesiano víctima del régimen checoslovaco

Beatifican en Bratislava al sacerdote Tito Zeman

Por ayudar a otros a salir del país fue declarado traidor de la patria y condenado a 25 años de prisión

Beatifican en Bratislava al sacerdote Tito Zeman
Beatificación del cura eslovaco Tito Zeman Agencias

Incluso si perdiera la vida no la consideraría un derroche, sabiendo que al menos uno de aquellos a los que he ayudado ha llegado a ser sacerdote en mi lugar

En Bratislava, Eslovaquia, fue beatificado Tito Zeman, sacerdote profeso de la Sociedad de San Francisco de Sales, fallecido en 1969.

Presidió la solemne ceremonia el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, en representación del Santo Padre Francisco.

El nuevo beato salesiano había nacido en el seno de una familia cristiana, cerca de Bratislava en 1915. Estudió en la ciudad italiana de Turín donde fue ordenado sacerdote.

Cuando en 1950 el régimen comunista checoslovaco prohibió las órdenes religiosas y comenzó a deportar a los consagrados y consagradas a los campos de concentración, se convirtió en un organizador de viajes clandestinos hacia Turín, para permitir que los jóvenes salesianos completaran sus estudios.

En su tercera expedición, el hoy beato Zeman, fue arrestado junto a los fugitivos. Sufrió un duro proceso, durante el cual fue declarado traidor de la patria y espía del Vaticano, y fue condenado a 25 años de prisión, de la que salió tras doce años.

Falleció cinco años después con fama de martirio y santidad. Vivió su calvario con gran espíritu de sacrificio y ofrecimiento. «Incluso si perdiera la vida no la consideraría un derroche, sabiendo que al menos uno de aquellos a los que he ayudado ha llegado a ser sacerdote en mi lugar», decía.

(RD/RV)

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído