"Dios nos ha hecho sus hijos, ha colmado nuestro anhelo más profundo, siendo él nuestro descanso"

Papa: «Dios nos rescata del deseo de acaparar cosas y dominar a las personas»

"El decálogo no es una condena o un titánico esfuerzo para ser coherentes con la norma"

Papa: "Dios nos rescata del deseo de acaparar cosas y dominar a las personas"
El Papa acaricia el niño mudo ante su madre

Reconozcamos en Navidad el encuentro de Cristo con la humanidad, sobre toco con aquella que todavía hoy vive en los márgenes de la sociedad, en medio de la necesidad y del sufrimiento

(José M. Vidal).- En la audiencia de los miércoles, el Papa Francisco concluye la serie de catequesis sobre lso Diez Mandamientos y recuerda que «el amor de Dios nos rescata de las idolatrías y del deseo de acaparar cosas y dominar a las personas». Por eso, «el Decálogo no es una condena o un titánico esfuerzo para ser coherentes con la norma», sino «el camino que nos conduce a la vida verdadera».

La audiencia se celebra en al aula Pablo VI. En medio de la audiencia, un niño pequeño se subió al estrado del Papa y sus acompañantes y, primero, se fue a saludar al guardia suizo, que intentó permanecer impasible, mientras la gente aplaudía. Después, se acercó al Papa, que comenzó a acariciarlo. Al instante, subió la madre, para recogerlo, le dice al Papa que son argentinos y Francisco, rápido de reflejos, le dice: «Dejadlo, si quiere jugar acá».

De la carta de San Pablo a los Gálatas:

«Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.
Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios».

Algunas frases de la catequesis del Papa

«En la catequesis de hoy, que concluye el recorrido por los Diez Mandamientos, podemos utilizar ocmo tema-clave el de los deseos, que nos permite recorrer el camino hecho y resumir las etapas realizadas»

«Hemos partido de la gratitud como base de la relación de confienza y de obediencia»

«La vida liberada se convierte en acogida de nuestra historia personal y nos reconcilia con lo que, desde la infancia hasta hoy, hemos vivido, haciéndonos adultos y capaces de dar el justo peso a la realidad y a las personas en nuestra vida»

«Una llamada a la belleza de la fidelidad, de la generosidad y de la autenticidad»

«Para vivir así, necesitamos un corazón nuevo…¿Cómo se realiza este ‘transplante’ de corazón? A través del don de deseos nuevos, que son sembrados en nosotros por la gracia de Dios, de una forma especial a través de los Diez Mandamientos»


«El Decálogo es la ‘radiografía de Jesús, lo describe como un negativo fotográfico que transparenta su rostro, como en la Sábana Santa»

«En Cristo, y sólo en Él, el Decálogo deja de ser condena y se convierte en auténtica verdad de la vida humana, es decir deseo de amor, de alegría, de paz, de magnanimidad, de benevolencia, de bondad, de fidelidad, de humildad y de dominio de uno mismo»

«Hay deseos malos que arruinan a la persona. El Espírtu coloca en nuestro corazón sus santos deseos, que son el germen de la vida nueva»

«Ésto es el Decálogo de los cristianos: contemplar a Cristo para abrirnos a recibir su corazón, sus deseos, su Espíritu Santo»

Antes de leer el saludo en español, el Papa aprovechó la ocasión de la presencia del niño en el estrado, para hacer una catequesis dentro de la catequesis: «El pequeño es mudo, pero sabe comunicar. Y, sorbe todo, es libre. Indisciplinadamente libre, pero libre. ¿Soy yo así de libre ante Dios? El chico nos ha predicado a todos. Pidamos la gracia de que pueda hablar».


Texto íntegro del saludo del Papa en español

Queridos hermanos:

Concluimos hoy nuestro itinerario a través del decálogo y lo hacemos a modo de
recapitulación. En primer lugar, brota en nosotros un sentimiento de gratitud a Dios, que nos ha amado primero, y se ha dado totalmente sin pedirnos nada a cambio. Ese amor invita a la confianza y a la obediencia, y nos rescata del engaño de las idolatrías, del deseo de acaparar cosas y dominar a las personas, buscando seguridades terrenales que en realidad nos vacían y esclavizan. Dios nos ha hecho sus hijos, ha colmado nuestro anhelo más profundo, siendo él nuestro descanso.

Al liberarnos de la esclavitud de los deseos mundanos, podemos así recomponer nuestra relación con las personas y las cosas siendo fieles, generosos y auténticos. Es un nuevo corazón, inhabitado por el Espíritu Santo, que se nos da a través de su gracia, el don de unos deseos nuevos que nos iimpulsa a una vida auténtica, adulta, sincera.

Cristo da cumplimiento a la ley, porque, desde la perspectiva de la carne, el decálogo con sus prohibiciones es una condena, un titánico esfuerzo para ser coherentes con la norma. Sin embargo, esa ley vista desde el Espíritu nos muestra el camino que nos conduce a la vida verdadera. Una feliz simbiosis entre nuestra alegría de ser amados y el gozo de Dios que nos ama.


Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española provenientes de España y América Latina, y en modo particular al grupo de Obispos y sacerdotes de la República Dominicana que celebran sus cuarenta años de sacerdocio. Animo a todos a descubrir a Cristo en el decálogo, a dejar que nuestro corazón, pleno de amor, se abra a su acción y podamos acoger así el deseo de vivir la vida que él nos propone. Muchas gracias.

Saludo en italiano

«El próximo domingo comienza el tiempo litúrgico del Adviento. Preparemos nuestros corazones para acoger a Jesús el Salvador y reconozcamos en Navidad el encuentro de Cristo con la humanidad, sobre toco con aquella que todavía hoy vive en los márgenes de la sociedad, en medio de la necesidad y del sufrimiento».




 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído