Diego Torres (El País): "Mourinho relevó a Özil por Albiol. El técnico creyó desde el principio que la eliminatoria se controlaba mejor con futbolistas de pierna fuerte"

Roberto Palomar (Marca): «La obsesión de Mourinho por el 0-0 en las eliminatorias es enfermiza»

La prensa critica el planteamiento del técnico portugués en Moscú

José Manuel Cuéllar (ABC): "Disciplina, corsés, marcas y poca flexibilidad. Sin Kaká ni Granero, Mourinho optó por volver a un equipo férreo"

El Real Madrid encarriló los octavos de final de la Liga de Campeones tras empatar ante el CSKA de Moscú (1-1), en el encuentro de ida en el que un gol de Cristiano en la primera mitad aventajó al conjunto blanco, que incluso pudo sentenciar en la segunda parte pero que vio como todo el trabajo realizado se esfumaba en el último minuto, cuando Wernbloom conseguía el definitivo empate.

El conjunto blanco saltó al césped del Luzhniki con la misión de dominar desde el comienzo, llevando así la manija del encuentro para intentar frenar las acometidas rusas. Los blancos se pusieron manos a la obra, pero uno de los jugadores llamados a ser decisivos, Benzema, tuvo la mala suerte de lesionarse a los 15 minutos tras realizar un disparo desde la frontal del área.

En el minuto 28, Coentrao centró desde la banda izquierda y el balón, tras no ser despejado en un claro fallo de Schennikov, le llegó a Cristiano que de primeras y con la izquierda consiguió batir a Chepchugov.

Tras la reanudación, el Madrid siguió dominando el encuentro, intentando sorprender a la contra al equipo ruso, pero poco a poco el partido se fue contagiando del tiempo, por lo que se fue enfriando y las ocasiones brillaban por su ausencia.

Tanto perdonó el Real Madrid que al final acabó pagándolo. En el último minuto del encuentro, el CSKA botó una falta lateral y tras una serie de rechazos, el balón le cayó a Wernbloom que, con su pierna derecha, batió a Casillas.

MOURINHO SE QUEJA DEL ÁRBITRO

José Mourinho vivía demasiado bien en las últimas fechas. Acomodado en la posición de líder aventajado en 10 puntos con respecto de su rival, el Barça, el técnico portugués no increpaba a los árbitros ni entraba en conflictos con la prensa. Sin embargo, con el primer envite de los cruces de la Champions, llegó, de nuevo, la crítica de Mourinho a los trencillas:

«Pero sí que he visto que antes de esa jugada hay una falta clarísima de Cristiano que ni el árbitro ni el cuarto árbitro, que estaba al lado, la han visto. Pero es fútbol, el árbitro se equivoca a veces de un lado y otras de otro. Pensé que iba a hacer un arbitraje parecido al que hizo en la Supercopa de Mónaco, pero no ha sido así».

Además, el técnico madridista matizó el motivo más susceptible de crítica entre los periodistas, la sustitución defensiva de Mesut Ozil por Raúl Albiol:

«Lo vi como una buena opción ante un rival que mete a un jugador de dos metros en ataque y Albiol podía cerrar en los últimos minutos y marcar en defensa en los balones a balón parado».

LA PRENSA CRITICA A MOURINHO POR DEFENSIVO

Diego Torres (El País) —El Madrid perdona al CSKA–: «Mourinho relevó a Özil por Albiol. El técnico creyó desde el principio que la eliminatoria se controlaba mejor con futbolistas de pierna fuerte y así fue que alineó a Khedira, Coentrão y Callejón a cambio de sentar a Granero, Kaká y Marcelo. Debió de pensar que su equipo se defiende mejor sin la pelota que con ella. Se lo desmintió el CSKA».

Julián Ruiz (El Mundo) —CSKA Yeti–: «Mourinho sucumbió ante el pánico general con el cambio de Özil por Albiol. Ese cambio hizo recular al equipo. Pero es que el equipo quería terminar como fuera esa pesadilla del frío. Ni se atrevió a pensar que ese tipo de pesadillas se despiden con machacar el resultado».

José Manuel Cuéllar (ABC) —Tablas con un tono mate–: «Disciplina, corsés, marcas y poca flexibilidad. Sin Kaká ni Granero, Mourinho optó por volver a un equipo férreo […] Es mal asunto eso de conformarse. El CSKA es peor, pero no es tonto. No es que el empate fuese malo, pero el Madrid jugó esa baza sin necesidad alguna. Unos cambios conservadores tampoco ayudaron a levantar el pie del freno».

Alfredo Relaño (AS) —El viejo valor del gol fuera de casa–: «Asistimos a la versión ‘gasoil’ del Madrid, con Khedira de nuevo, con Coentrao por Marcelo (menos brillante en ataque, y ayer, además, flojo atrás) y con Callejón en el lugar de Di María, lesionado. Juego soso, con Özil en día flojo, lesión de Benzema y sin apenas destellos de brillantez».

Roberto Palomar (Marca) —Charla digital–: «La obsesión de Mourinho por el 0-0 en las eliminatorias es enfermiza y le lleva a amontonar defensas cuando, realmente, no los necesita. Con un poco más de creatividad, se hubiera llevado el partido cómodamente».

¿Quieres leer los mejores comentarios de la prensa sobre el Madrid? Síguenos en Twitter @24por7com

 

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído