Estrellas del tenis

Arantxa Sánchez Vicario hundida, y su marido mientras, de cachondeo con una gogó de Miami

Josep Santacana presentó la demanda de divorcio hace un mes

Arantxa Sánchez Vicario hundida, y su marido mientras, de cachondeo con una gogó de Miami
Arancha y su marido RS/PD

En el entorno de Santacana aseguran que llevaba dos años separado de Arantxa pero parece que no es cierto. Lo que ocurría desde hace bastante tiempo es que el matrimonio vivía una fuerte crisis, con origen seguramente en la relación que él mantiene desde hace tiempo con otra mujer, con la que ya convive, una gogó de una discoteca de Miami.

Esta situación le habría hecho mantener una doble vida hasta desembocar en la demanda de divorcio que Santacana le presentó a Arantxa hace aproximadamente un mes y que adelantaba el sábado El Mundo. La mala relación entre ellos antes de desembocar en la ruptura actual provocó un enorme disgusto en la tenista, que pidió ayuda psicológica, circunstancia en la que se basaría Santacana para pedir la custodia de sus dos hijos.

Todos los amigos de Arantxa, que son muchos y la apoyan sin reservas, aseguran que es una madre excelente, cumplidora y entregada. Y una de las más cercanas, la actriz Mónica Pont, llega más lejos : «Si tengo que ir a testificar a Miami en favor de Arantxa, ya le he dicho que cuente conmigo».

Otros amigos interpretan este deseo de Santacana de retener los objetos personales de su mujer y quedarse con los niños como una forma de ejercer sobre ella una presión emocional que la haga más vulnerable y perder todavía más autoestima.

Arantxa Sánchez Vicario se casó muy enamorada de un individuo del que desconfiaban amigos y familiares, y al que ha defendido contra todos hasta el último momento, a pesar de que durante su matrimonio se vieron envueltos en diversos pleitos y problemas económicos que destruyeron de manera alarmante el patrimonio de Aranxta, gestionado al cien por cien por su marido, en el que confiaba ciegamente, a pesar de la mala reputación y de todas las denuncias y deudas que ya arrastraba antes de la boda.

En este momento Arantxa sigue en el ático donde vivía la familia, cuyos gastos paga (todavía) Santacana. Está tranquila pero no quiere hablar de su situación personal ni siquiera con sus mejores amigas. Algunas de ellas cuentan que sabían poco de ella últimamente, ahora entienden por qué. Pero confían en que este drama personal que vive ahora, la ayude a recuperar a su familia. A 200 kilómetros de Miami, está el recinto deportivo y la escuela de tenis que dirige su hermano Emilio. Es el momento oportuno para una reconciliación. Emilio puede ser el mejor y único apoyo de su hermana en Miami, donde Arantxa se enfrenta a un proceso de divorcio en el que tiene mucho que perder.

Fuente: Informalia/Leer más

VÍDEO DESTACADO: Arantxa Sánchez Vicario en el Australian Open 2016

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído