Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Obra faraónica en Galicia: ¿atractivo universal para contenido local?

Se acaba de inaugurar en Santiago una parte de la llamada «Ciudad de la Cultura». Una obra faraónica impulsada por Manuel Fraga Iribarne y que, de momento, y sin que se haya concluido, ya cuesta cinco veces (cinco veces) más del dinero inicialmente presupuestado. De momento el coste ya ronda los 500 millones de euros. Lo más preocupante es que, al menos en mi opinión, el gasto muy difícilmente va a ser rentable

Por fin se ha inaugurado una parte de la “Ciudad de la Cultura” del monte Gaiás en Santiago de Compostela. A partir de ahora, las palabras tendrán que contrastarse con los hechos.
Con ocasión de la inauguración de los dos primeros edificios del complejo, el presidente regional, Núñez Feijoo, hizo entusiastas declaraciones y dijo que “en los principales itinerarios del mundo (de la arquitectura) habrá desde hoy una nueva parada obligatoria”, la “ciudad de la Cultura” de Peter Eisenmann que, por su categoría resulta “equiparable” al MOMA (Museo de Arte Moderno) de Nueva York, la ópera de Sidney o el Guggenheim de Bilbao.
Comprendo que quien inaugura una obra quiera ensalzarla, aunque creo que hay que ser prudentes. Los españoles aún sufrimos las consecuencias de aquellas palabras de Rodríguez Zapatero diciendo que España jugaba en la “Champions League” de las economías mundiales y que teníamos el sistema financiero “más sólido de la comunidad internacional”.
A mi juicio, antes de saber si vamos a competir en la “Champions League” arquitectónica mundial con el MOMA y la Ópera de Sidney, sería bueno saber si podemos ganar la Liga arquitectónica nacional frente al “Real Madrid” y el “FC Barcelona” (el Guggenheim en Bilbao de Frank Gehry y la “Ciudad de las Ciencias y las Artes” de Valencia de Santiago Calatrava). Yo, personalmente, considero las obras de Gehry y Calatrava muy superiores a las de Eisenmann, aunque ésta no esté mal. Pero el público dirá.
De momento, lo que tenemos que preguntarnos es por qué el Guggenheim o la Ciudad de las Ciencias de Valencia (o el MOMA) tienen éxito.. Y creo que esta reflexión nos servirá para opinar sobre las perspectivas del monte Gaiás. Para empezar, estos edificios se hallan en espacios donde por emplazamiento o clima, los visitantes están resguardados de las inclemencias del clima. Y aquí me sorprende que el Sr. Eisenmann no se haya dado cuenta que en el monte Gaiás durante la mayor parte del tiempo el clima es muy inclemente y lejos de atraer creo que retrae a los visitantes.
Pero además, el contenido de los edificios de Bilbao o Valencia es de interés para un amplio sector del público. Las obras de Gehry y de Calatrava no se limitan albergar obras de la cultura vasca o valenciana. Algunos comparan el Gaiás con la Catedral: ¿vendrán peregrinos del mundo entero para conocer obras de la cultura gallega? Convendría recordar que la catedral es católica. Y “católico” significa “universal”.

NOTA:
Este artículo fue publicado en el diario ABC, edición de Galicia, el día 15 de enero de 2011

OTROS ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ESTE BLOG SOBRE LA «CIUDAD DE LA CULTURA»

Despilfarro: Nueva terminal del aeropuerto de Santiago: ¿era necesaria? (12-XII-2011)

Despilfarro: El Gaiás y la herencia envenenada de Caixa Galicia (1-XI-2011)

Arquitectos «estrella»: mentiras arriesgadas (24-I-2011)

Gasto autonómico, ni economía ni cultura (21-XII-2010)

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído