Venganza en Caja Castilla-La Mancha o donde las dan las toman

Venganza en Caja Castilla-La Mancha o donde las dan las toman

(PD).- El batacazo de la entidad sigue ocupando páginas en la prensa nacional y hasta en la internacional. «The Economist» pinta un negro panorama, «El Mundo» mete el dedo en la herida de ZP y «El País» cuenta la historia de un empresario que se tomó cumplida venganza de los políticos y chupatintas de la CCM.

Una semana después de la intervención de Caja Castilla-La Mancha, las informaciones sobre la ruinosa entidad siguen ocupando buena parte de la prensa. Incluso en la internacional aparecen referencias al batacazo manchego.

Este domingo el prestigioso The Economist dedica un artículo a ello titulado El caos en La Mancha. En él, el rotativo económico augura que el bote salvavidas lanzado por el Gobierno a CCM puede suponer un cambio en la percepción de los inversores sobre la solidez del sistema bancario español. Ésa de la que tanto presume José Luis Rodríguez Zapatero.

La cabecera apunta que los inversores de deuda han concedido un «respiro adicional» a los bonos del Ejecutivo, mientras que los bancos españoles parecían «revestidos de teflón» con sus dos principales exponentes (BBVA y Santander), superando a sus competidores internacionales gracias en parte a la buena regulación. Pero todo ello puede irse al garete tras el rescate forzoso de CCM.

El País narra en su edición dominical un curioso caso: el de Los Yébenes. Este municipio toledano de 6.600 habitantes es el máximo exponente de lo poco que los rumores -fundados, eso sí- ayudaron a la entidad financiera. El protagonista de la historia es José Jiménez, hasta hace poco responsable de Instalaciones Técnicas y Mantenimiento, una boyante compañía. En enero de 2008, cuando el empresario pasaba por apuros económicos, le pidió a CCM que refinanciara su deuda.

Pero la Caja se negó. «Siento que me dejaron tirado. Y estaba convencido de que ellos siempre han tenido problemas para dar crédito», explica ahora en las páginas del diario de Prisa.

Así que Jiménez decidió vengarse y extendió por todo el pueblo el rumor de que CCM no tenía fondos. Bastaron unas horas para que la bomba llegara a todos los rincones del pueblo. El resultado fue que al día siguiente cientos de vecinos acudieron en masa a retirar todo su dinero de la sucursal del municipio.

El Mundo recuerda en sus páginas una de las claves del hundimiento de Caja Castilla-La Mancha. La entidad se dedicó a financiar inversiones millonarias de un grupo de empresarios que resultaron ruinosas. Especialmente el aeropuerto de Ciudad Real y un resort de lujo ubicado al lado que idearon Domingo Díaz de Mera, Ignacio Barco, Aurelio Álvarez, Antonio Méndez Pozo y Aurelio González Villarejo.

Seis años después de que se pusiera la primera piedra el aeropuerto funciona a medio gas (sólo dos compañías operan en él) y la empresa estadounidense que iba a construir el casino que entraba en el lote del complejo de lujo se ha retirado del proyecto. Ello disparó al 15% la morosidad de la entidad.

En un artículo titulado Lección en La Mancha: sólo vale el Plan C y publicado en el periódico de Pedrojota, Carlos Segovia mete el dedo en la herida de José Luis Rodríguez Zapatero y José María Barreda:

«Por primera vez en la historia reciente de España, el Banco de España no manda. Hasta ahora, si el gobernador de la institución pedía a una entidad que se hiciera cargo de otra, se le obedecía, a fusionarse y punto. Pero ahora, no sólo alguien ha dicho que no, sino que el rebelde es de la familia: el presidente la andaluza Unicaja, Braulio Medel, afín al PSOE y con respaldo explícito del presidente del partido y de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves»

Todo un órdago a grandes para el presidente del Gobierno central.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído