El frenazo del paro es una ilusión: se debe a puestos de trabajo generados con dinero público

(PD).- La sangría de parados era a borbotones. Y de pronto, frenazo. El dato del paro de abril muestra una relentización en el número de parados , y el Gobierno lo ha aprovechado para hablar de «luz al final del túnel». Los 39.478 nuevos parados suponen una destrucción de empleo inferior a lo que ya estamos acostumbrados. ¿Pero es ésto un indicador de cambio de ritmo o es un espejismo? Aunque ZP y su Ejecutivo no quieran de nuevo ver la verdad, es simplemente una ilusión de realidad.

Por desgracia, los casi 40.000 puestos de trabajo han sido generados con dinero público, proveniente del PlanE. No es algo para frotarse las manos, ya que se trata de una menor destrucción de empleo debida a que Zapatero ha comprado puestos de trabajo. Ha puesto dinero para que se recoloque la gente, pero el empleo real nace de la creación de riqueza, no del subsidio. «Esta situación no es sostenible en absoluto», sostiene el diario económico Negocio.

«Cuando se deje de aportar capital público, adiós puestos de trabajo».

Con dinero público no se van a arreglar los problemas, ya que con tasas de paro que apuntan al 20% sólo el sector privado puede revitalizar al país. Por desgracia, este no es el discurso oficial imperante.

Para el diario Expansión, «un fiable termómetro para pulsar la capacidad de generar empleo de una economía es la afiliación a la Seguridad Social, y ésta ha perdido 24.000 cotizantes en abril, lo cual no es muy esperanzador. ¿Cuántos Planes E serían necesarios para lograr una recuperación laboral real e intensa

«Estamos ante un parche, muy caro y de limitados beneficios, que testimonia la inconveniencia de volver a intentar adecentar las cifras del paro a golpe de gasto público, más aún cuando al presupuesto le han saltado todas las costuras, con un déficit público que tiende peligrosamente al 10%».

El intento de combatir la crisis con prejuicios y desde una óptica ideologizada es infructuoso y contraproducente. Al Gobierno le queda por explorar el camino de las reformas, pero es rehén de tantos compromisos y tiene pendientes tantas facturas que es improbable se atreva a transitarlo.

Concluye Expansión, pesimista: «Así, que España sea el último país de la UE en salir de la crisis, con cinco millones de parados, no será una “opinión” de la Comisión Europea, como relativiza Salgado, sino una dramática realidad«.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído