Abanca, dispuesta a rebajar el número de oficinas que abrirán por la tarde, pero exige flexibilidad horaria

Los sindicatos de Abanca han trasladado contrapropuestas este miércoles a la entidad financiera para tratar de mitigar las consecuencias sobre la plantilla con los cambios que esta pretende en la jornada laboral –con una mayor flexibilidad horaria– y los sueldos de los trabajadores –mediante su equiparación a los del resto del sector–.

Tres centrales han acudido a esta quinta reunión –hubo dos informales y es la tercera formal– con alternativas a las intenciones del banco, CC.OO., UGT y Asca. No obstante, la empresa dijo «que ninguna era factible», según ha explicado a Europa Press el portavoz de Comisiones, Luis Mariño.

Sí accedieron los representantes de la empresa, según apunta Mariño, a analizar «la posibilidad» de adaptar las presentadas por CC.OO. y UGT, por lo que las organizaciones sindicales pidieron un aparte para consensuar su estrategia. En este punto, Csica, Asca y CIG decidieron adherirse a la propuesta de Comisiones y UGT mantuvo la suya, según su relato.

La dirección respondió, señala, con otra «contraoferta» con arreglo a la cual accederá a reducir su objetivo en cuanto a oficinas que abran por la tarde, pero «insiste en la flexibilidad, entendida como una disponibilidad continua» de los trabajadores, que los sindicatos rechazan.

De esta forma, la negociación entre las dos partes entra sin grandes avances en la recta final de los 15 días que, como plazo legal mínimo, se fija para el periodo de consultas abierto por la dirección. Los representantes sindicales han vuelto a ser citados para este lunes y el martes, días 22 y 23 de diciembre.

CONTRAPROPUESTA DE CC.OO.

Si la contrapropuesta de UGT se fundamenta en un aumento de unas 50 horas anuales por trabajador, al plantear abrir media hora más por la mañana, un día a la semana; la de CC.OO. deja las horas anuales en el mismo entorno actual, de las 1.622 horas.

Lo hace al proponer abrir ocho meses al año de 8,00 a 15,00 horas durante tres días y de 8,00 a 17,00 horas, en horario continuado con una media hora de descanso intermedio, los otros dos –martes y jueves–. El resto de meses del año, de junio a septiembre, la plantilla trabajaría de 8,00 a 14,30 horas.

«El tema está complicado, pero nosotros insistimos en que las medidas de ajuste no obedecen a la situación actual. No vemos las causas económicas», ha resaltado Mariño, quien llama la atención, al mismo tiempo, sobre que su contraoferta permite a la compañía dar una «mayor cobertura» al cliente, si eso es lo que pretende.

«Nuestra filosofía», agrega, es que todos los empleados, salvo aquellos que ofrecen unos servicios específicos y que ya tenían unas condiciones especiales, tengan un horario «unificado». «Pero ellos quieren esa flexibilidad, y dicen que están dispuestos a reducir en el horario extendido pero manteniendo la mayor flexibilidad para determinados puestos», reprocha.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído