González de Frutos aboga por regulaciones de gobierno corporativo más exigentes para las aseguradoras

La presidenta de la Federación Interamericana de Empresas de Seguros (Fides) y presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos, ha apostado este lunes por regulaciones «exigentes» en materia de gobierno corporativo para las aseguradoras que estén relacionadas con el desarrollo de regulaciones «comprensivas» con el concepto de compromiso a largo plazo y con su capacidad de gestión.

Durante su intervención en el seminario de Assal sobre sistemas de pensiones en Latinomérica, González de Frutos ha señalado que los compromisos de pensiones «comportan riesgos complejos» ante los que las aseguradoras deben tener distintos niveles de apetito.

«Los gestores de las aseguradoras, así como sus consejos de administración, deben de estar formados por personas que tengan una plena comprensión de estos hechos y que, por tanto, tomen decisiones plenamente conscientes», ha afirmado.

Desde su punto de vista, el gobierno corporativo debe de ser «un instrumento activo» en la difusión de las técnicas de gestión y de gobierno estratégico en la entidad, «bajo el atento escrutinio de los supervisores».

EL RETO DE LAS PENSIONES

En su discurso, González de Frutos ha recordado que el reto de las pensiones es el mayor desafío ecosocial al que se enfrentan las economías mundiales en el siglo XXI, ya que supone dos retos interconectados.

El primero de ellos lo constituyen los sistemas basados en el pacto intergeneracional (sistema de reparto) y el segundo, la constitución del segundo pilar.

A su juicio, «parece evidente» que un sistema de pensiones del siglo XXI «o grava el empleo de una forma anticompetitiva para financiar el reparto o debe descargar parte de sus compromisos en el pilar de la capitalización».

La presidenta de Unespa ha hecho hincapié en que la principal cuestión que afecta a la construcción de pilares de capitalización es que los últimos 30 años se ha vivido el declive de la «certitud» financiera.

En este sentido, ha apuntado que los sistemas de previsión han migrado a la contribución definida y ha precisado que los promotores de la previsión colectiva han ejercicio presión sobre ella en las últimas décadas.

«Los sistemas de prestación definida pueden verse como mecanismos de diversificación por parte del ahorro y, sobre todo, como mecanismos de protección del patrimonio ya acumulado en el caso de los ahorradores ya cercanos al retiro laboral», ha resumido, al tiempo que ha añadido que es posible diseñar productos de prestación definida que otorguen cobertura al ahorrador durante toda su fase de acumulación.

RENTABILIDAD

En su análisis, González de Frutos ha indicado que en el lado del activo del balance el problema básico que presenta el ahorro-previsión de prestación definida es que no suele haber mucha oferta de elementos en el mercado que permitan un «casamiento perfecto» de plazos.

Así, ha señalado que los gestores de compromisos a largo plazo son compradores de renta fija y ha puntualizado que, salvo casos concretos, la deuda pública local es el activo que ofrece las mejores características para respaldarlo.

«Tenemos dos elementos importantes por la vía del activo: los esfuerzos de los Estados por promover las emisiones a plazo y en buenas condiciones y un nivel suficiente de flexibilidad para la regulación que permita a los grandes inversores institucionales introducir estrategias con riesgos racional en sus carteras, todo ello en beneficio del cliente», ha resaltado.

También ha subrayado que tanto aseguradores como supervisores coinciden en que los compromisos a largo plazo es mejor soportarlos con inversiones «cuya rentabilidad tenga importantes elementos de certitud».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído