Consejos

Los trucos infalibles para que no te engañen con el marisco

Los trucos infalibles para que no te engañen con el marisco
Los trucos infalibles para que no te engañen con el marisco Pixabay

Normalmente el marisco lo destinamos a fechas señaladas, porque tradicionalmente ha sido un artículo caro, aunque no es del todo cierto que lo sea, ya que se puede conseguir todo el año, a precios razonables.

Cuando halamos de mariscos hacemos referencia a muchos animalejos del mar, donde incluimos moluscos, mejillones, equinodermos como la estrellita de mar, y los más populares; los crustaceos.

En relación a los precios, nunca pagues más de 50 euros el kilo por un bogavante si procede de Europa, y 30 si es americano. Por un buey de mar el precio justo es de unos 10 euros, por el centolla unos 20 euros, y por las nécoras nunca más de 10 ó 20 euros, en función de si son frescas o congeladas. Y si optas por algo mas selecto como el carabinero, nunca pagues el kilo a más de 70 euros si es fresco o 50 si es congelado.

Debemos siempre fijarnos que los mariscos tengan las antenas tiesas, si las tienen, y los ojos brillantes, además, si se trata de gambas, carabineros o langostinos, hay que comprobar que sus partes estén bien unidas.

Por otro lado, si se trata de marisco descongelado debe explicarlo la etiqueta con claridad.

Es importante señalar que el marisco se puede consumir fresco o congelado en función del gusto del consumidor, ya que por lo general, ambas opciones suelen ser de calidad; eso sí, nunca podrá ser mas caro el congelado que el fresco.

Así que ya sabes, que no te la den con queso y aplica estos conocimientos a la hora de comprar tu marisco.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído