MADRID CENTRAL

Los autocares discrecionales protagonizan una nueva protesta contra Madrid Central y piden a Manuela Carmena que no les ignore

Es la cuarta protesta llevada a cabo por este colectivo tras la implantación de Madrid Central

Los autocares discrecionales protagonizan una nueva protesta contra Madrid Central y piden a Manuela Carmena que no les ignore
Carmena y manifestantes de los autocares discrecionales

El colectivo de Autocares Independientes Discrecionales de Madrid ha vuelto a salir a la calle en forma de protesta, en contra de las restricciones impuestas por el gobierno de Manuela Carmena, tras la entrada en vigor de Madrid Central.

Los afectados denuncian las consecuencias negativas que Madrid Central provoca al turismo, ya que la mayoría de los autocares se dedican al traslado de turistas, entre el aeropuerto y los hoteles.

La concentración de los chalecos amarillos del transporte discrecional sobre la línea roja de Madrid Central, ha tenido lugar entre la calle Atocha y la ronda de Valencia, portando piezas destrozadas de los autocares a los que se pretende prohibir que realicen su trabajo en el distrito centro.

Esta es la cuarta protesta llevada a cabo por este colectivo, la última fue en la Gran Vía el pasado 3 de enero de 2019, para reivindicar la «necesidad» de que esta famosa arteria cuente con paradas en las que se pueda tanto recoger como dejar turistas.–Los autocares claman contra Carmena por el trato discriminatorio: «Los turistas no querrán venir a la ciudad»–

EL AYUNTAMIENTO DE MADRID LES IGNORA

El colectivo pide la activación de un proceso negociador eficaz, que termine con las líneas rojas de Madrid Central, ya que les anula la actividad laboral e impide facilitar la movilidad de los pasajeros.

«Queremos que se nos considere como servicio público igual que a los autobuses de la EMT. Tenemos 5000 familias que pueden perder su puesto de trabajo por no poder trabajar en el centro. Hemos pedido al ayuntamiento que se reúna con nosotros pero no hemos obtenido respuesta», señalaba Begoña Landa, portavoz de los manifestantes.

Los conductores de los autocares reclaman más derechos o los mismos que los autobuses de la EMT, para poder circular por Madrid Central.–Demandan al Ayuntamiento de Manuela Carmena por prevaricación en el autobús de Naviluz–

Los manifestantes demandan que se habiliten las paradas de la EMT para carga y descarga de pasajeros en el centro o la construcción de dársenas en Gran Vía para este fin. El transporte discrecional reclama al Ayuntamiento de Madrid máxima transparencia y objetividad en la tramitación de las autorizaciones especiales para el acceso del transporte discrecional.–El gobierno de Manuela Carmena instala los nuevos radares de tramo en la A-5 preparados para multar–

El sector cree necesario denunciar que resulta inconcebible un plan que lucha contra la contaminación pero que a la vez, impide la actividad de su transporte que según dicen, es el «más ecológico».

La asociación señala a Manuela Carmena como «poco humanitaria« con el colectivo, que demanda mayor protección, ya que se pretende suprimir las visitas escolares, excursiones y transporte de turistas entre otros, limitando la movilidad de todos aquellos colectivos que organizan sus visitas a la capital de España.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido