Bruselas amortigua los efectos adversos y evita grandes desviaciones

La incertidumbre política tras el 20D se llevará en torno a un 1% del PIB de España

Mercados e inversión penalizan los gobiernos débiles y la fragmentación

La incertidumbre política tras el 20D se llevará en torno a un 1% del PIB de España
Pregunta, incógnita, duda, opciones. PD

Algunos economistas reducen incluso más, hasta la mitad, el avance previsto para el 2016, desde el 3% estimado hasta el 1,5%

El enrevesado resultado electoral, que dificulta la formación de un Gobierno estable, puede paralizar una recuperación económica y restar al crecimiento entre medio punto y un punto del PIB. Algunos economistas reducen incluso más, hasta la mitad, el avance previsto para el 2016, desde el 3% estimado hasta el 1,5%.

Explican Silvia Zancajo y José Luis Bajo Benayas en ‘El Economista’ este 24 de diciembre de 2015 que, aunque es muy difícil cuantificar dicho coste, los expertos consultados por este periódico coinciden en advertir que, independientemente de quién tome finalmente los mandos del futuro Gobierno, nos enfrentamos a una legislatura complicada e incierta.

Y la incertidumbre, recuerdan, espanta al capital, que huye de las estructuras conflictivas.

Como señala Javier Morillas, catedrático de Economía del CEU:

«Los mercados tienden a penalizar los gobiernos débiles, la fragmentación política, así como la falta de cohesión social de los países y la imagen movida que ofrecen gobiernos inestables presionados por fuerzas populistas, o sometidos a tensiones territoriales».

Por tanto, es deseable que la situación se desbloquee cuanto antes para minimizar las consecuencias económicas que, en todo caso, no serán catastróficas desde un punto de vista económico, ya que nuestra pertenencia a Europa nos incluye en un esquema del que no podemos salirnos.

Bruselas estará vigilante y no permitirá desviaciones en la senda de la consolidación fiscal, algo que ya han subrayado algunos socios europeos, que descartan tajantemente dar luz verde a España para llevar a cabo políticas fiscales más expansivas.

Ello, sumado a la inercia de crecimiento de los últimos trimestres, amortigua, aunque no anula, el efecto adverso de un Parlamento de complicada gobernabilidad.

En concreto, algunos economistas calculan que la parálisis de las instituciones puede suponer medio punto del PIB en el próximo ejercicio. Otros, más pesimistas, cuantifican ese retroceso hasta en un punto y medio de la economía.

Todo ello planteado con todas las cautelas, ya que a pesar de que España crece a más ritmo que el resto de vecinos europeos, su recuperación es frágil y persisten algunos problemas estructurales, como una tasa de paro superior al 20% y una deuda que equivale al 100% de nuestro PIB.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído