Primer día de juicio contra los 65 usuarios de las tarjetas opacas de Caja Madrid

La defensa de Blesa y Rato: la información de las tarjetas ‘B’ se consiguió de forma ilegal

Las defensas de ambos expresidentes han pedido la nulidad de las pruebas al considerar que Bankia, personada como acusación particular, ha vulnerado su intimidad al detallar los gastos

Los abogados exigen la prescripción del delito de apropiación indebida / Díaz Ferrán ha pedido ausentarse del juicio y la jueza ha negado tal petición

Primer día de juicio contra los 65 usuarios de las tarjetas opacas de Caja Madrid. Tras comenzar con una hora de retraso, este 26 de septiembre de 2016, las defensas de los usuarios de las polémicas tarjetas han solicitado ante la Audiencia Nacional la nulidad de las pruebas aportadas por las acusaciones particulares de Bankia, su matriz, BFA, y el FROB, al estimar que los gastos no ocasionaron ningún daño a estas entidades dada su «falta de legitimación».

La representación procesal de la mayoría de los acusados ha solicitado la prescripción del delito de apropiación indebida.

Durante la exposición ante el tribunal presidido por Ángela Murillo de las cuestiones previas, la defensa de la primera veintena de acusados se ha adherido a la expuesta por el letrado del consejero y exsecretario de Estado de Hacienda, Estanislao Rodríguez Ponga, que ha recordado que la caja madrileña tenía personalidad jurídica independiente a la de Bankia, que fusionó para su creación también a otras cajas.

En cuanto al FROB, el abogado ha asegurado que el presunto perjuicio provocado en sus arcas se circunscribe al rescate, ejercido ya en Bankia, lo que vacía de sentido su presencia en la vista como afectado particular. Este punto y la reclamación de nulidad de las pruebas solicitadas por los expresidentes de la entidad Miguel Blesa y Rodrigo Rato han centrado las reclamaciones de los acusados en la primera jornada del juicio.

«Falta de legitimación»

En concreto Blesa ha esgrimido que Bankia, personada como acusación particular en el caso de las tarjetas ‘black’, no obtuvo la información relacionada con el uso de las tarjetas opacas de forma legal. Carlos Aguilar, abogado del que fuera presidente de la entidad nacionalizada entre 1996 y 2010, ha argumentado que existe «falta de legitimación» en la obtención de los datos y ha solicitado la nulidad de las pruebas obtenidas «por infracción de los derechos fundamentales».

Por su parte, en una breve intervención, el abogado del expresidente de Bankia Rodrigo Rato, Ignacio Ayala, ha hecho alusión a la violación de la Ley de Protección de Datos en el acceso del banco a los extractos de su tarjeta, una vulneración que afecta a sus derechos fundamentales, ha dicho.

Al igual que la defensa de Blesa, ha solicitado aportar el justificante del ingreso de parte de la cantidad que gastó con el plástico, algo más de 50.000 euros de los 99.054,59, que destinó al pago de cuentas de restaurantes o a la compra de bebidas alcohólicas, entre otras cosas.

La representación procesal del exministro socialista Virgilio Zapatero, de José María de la Riva y Jorge Gómez Moreno, se adhiere igualmente al argumento expuesto por la defensa de Rodríguez Ponga en lo que a falta de legitimación de la entidad nacionalizada se refiere así como a la nulidad de las pruebas por vulneración de los derechos fundamentales.

Vulnerarión del principio acusatorio

Durante su turno de intervención previo al receso que se ha hecho a las 13:25, la letrada que ejerce la defensa del exconsejero de Caja Madrid Rodolfo Benito, ha argumentado que Bankia «no ha conseguido acreditar de ningún medio» la procedencia del listado excel con el cargo de las tarjetas opacas y añade, por tanto, que no existe una fuente legítima que permita corroborar que esa información «tiene la más mínima validez».

Por ello, ha alegado que se ha producido una vulneración del principio acusatorio por falta de autenticidad de la prueba aportada por Bankia y que la apertura de juicio oral por parte del magistrado que instruyó la causa, Fernando Andreu, «no reúne los requisitos». «El único libro que consta en el proceso es el aportado por la Fundación Caja Madrid», ha dicho la letrada y ha acusado a la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri, de actuar con «clara intención incriminatoria».

Datos falsos

El abogado de los exconsejeros Gonzalo Martín Pascual y José María Arteta ha expuesto en su turno de palabra que dicha documentación en la que se recogen los gastos hechos por las tarjetas opacas contiene «datos falsos» y por ello «no puede ser aportada como prueba». Ha añadido además que para que Bankia hubiera podido hacer uso de ese listado tenía que haber contado con el consentimiento de Caja Madrid y de la Fundación de la caja extinta.

Así, el abogado del expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán, ha calificado la relación reflejada en una hoja excel y admitida como prueba como una «chapuza hecha por un mero colegial». La defensa de Díaz Ferrán ha pedido al tribunal que autorizase a su cliente a ausentarse de las sesiones por motivos de salud. La magistrada ha negado tal solicitud.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído