SI GASTARA UN MILLÓN DE DÓLARES DIARIO

Amancio Ortega tardaría 172 años en gastar toda su fortuna

Carlos Slim y Bill Gates necesitarían más de 200 años para acabar con toda su riqueza

Amancio Ortega tardaría 172 años en gastar toda su fortuna
Los tres hombres más ricos del mundo. EP.

Si Carlos Slim o Bill Gates convirtieran en efectivo toda su riqueza y se gastasen un millón de dólares al día, necesitarían más de 200 años para acabar con toda su fortuna. Esta es uno de los ejemplos con los que Intermon Oxfam trata de explicar de manera gráfica la desigualdades que existen en el mundo actual.

La ONG calcula que Amancio Ortega, el hombre más rico de España y el tercero a nivel mundial, necesitaría 172 años, a razón de un millón de dólares al día, para gastarse toda su fortuna si mañana decidiera convertirla en efectivo y dilapidar su patrimonio.

Aunque, en realidad, la decisión de sacar su dinero y convertirlo en efectivo no sería la opción más inteligente. De acuerdo a los cálculos Oxfam, los intereses que genera su riqueza podrían reportarle 3,3 millones de dólares diarios, incluso aunque la tuviese en una cuenta de ahorro modesta (a un interés del 1,95%).

La ONG Oxfam ha advertido de que la crisis financiera internacional ha acrecentado las diferencias entre ricos y pobres, en un escenario marcado por una desigualdad extrema y en el que el número de ‘milmillonarios’ se ha duplicado desde 2008.

En España las 20 personas más ricas de España han incrementado en el último año su fortuna en 15.450 millones de dólares, más de 1.760.000 dólares por hora, y poseen actualmente tanto como el 30% más pobre de la población, casi 14 millones de personas.

Estos son otras de las formas en que Oxfam ilustra la desigualdad:

MILLONARIOS EN ÁFRICA

Actualmente hay 16 milmillonarios en África subsahariana que conviven con los 358 millones de personas en situación de pobreza extrema

Una investigación realizada por Oxfam a principios de 2014 reveló que las 85 personas más ricas del mundo poseen tanta riqueza como la mitad más pobre de la población mundial.

‘LA COPA DE CHAMPÁN’

El gráfico llamado ‘la copa de champán’, y elaborado por UNICEF, pone de manifiesto que la mayor parte de los ingresos mundiales se concentra en manos de los más ricos, mientras que la inmensa mayoría de la población posee un porcentaje de los ingresos comparativamente escaso, constituyendo el «pie» de la copa.

AUMENTO DE LA DESIGUALDAD

La India, China, y Nigeria son tres de las economías en desarrollo con mayor población y con un crecimiento más rápido. El gráfico muestra la distribución de la renta nacional entre el 10% más rico de la población y el 40% más pobre.

Según la ONG, los datos ponen de manifiesto que, cada vez más, los beneficios del crecimiento se acumulan en manos de los miembros más ricos de la sociedad, aumentando aún más la desigualdad. Sólo en estos tres países, más de 1.100 millones de personas (el 16% de la población mundial) poseen un porcentaje de los ingresos cada vez menor.

BRECHA SALARIAL ENTRE HOMBRES Y MUJERES

La diferencia salarial entre hombres y mujeres a nivel mundial continúa
siendo elevada. Los salarios de las mujeres son, de media, entre un 10% y un 30% inferiores a los de los hombres por un trabajo equivalente.

La brecha salarial se está reduciendo, pero si se mantiene la actual tasa de reducción, serán necesarios 75 años para que el principio de igualdad de retribución por un mismo trabajo sea una realidad.

LA DESIGUALDAD ENFERMA

En su libro ‘Desigualdad: un análisis de la (in)felicidad colectiva’, Kate Pickett y Richard Wilkinson demuestran que los países con mayores niveles de desigualdad de ingresos sufren mayores índices de una serie de problemas sanitarios y sociales, en comparación con países más igualitarios.

LAS RENTAS DEL TRABAJO CUENTAN MENOS

Desde 1990, tanto en países de renta baja, como en los de renta media y
alta, los ingresos derivados del trabajo constituyen un porcentaje cada vez menor del PIB, y un porcentaje cada vez mayor del PIB proviene del capital, una tendencia que aumenta la desigualdad material entre ricos y pobres.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído