UN SENTIMIENTO AGRIDULCE

Harvey Weinstein evita la cadena perpetua y se libra de tres graves imputaciones por agresión sexual y violación

"La violencia sexual prospera entre el poder descontrolado y el privilegio"

Harvey Weinstein evita la cadena perpetua y se libra de tres graves imputaciones por agresión sexual y violación

Antes de impregnarse sobre él las palabras «criminal», «violador» o «depredador», Harvey Weinstein llegó a ser uno de los hombres más poderosos y activos de Hollywood. Una carrera prácticamente pulcra que se vio descompuesta hace dos años y medio, cuando estalló el sonado escándalo sexual que le ubicó en el punto de mira y originó el movimiento mundial ‘MeToo’ (una de las corrientes civiles más trascendentales del siglo XXI).

Cinco eran los delitos por los que el productor más detestado de la gran pantalla fue juzgado, pero solo dos han sido ineludibles para ser condenado: el «acto sexual criminal» en primer grado incurrido en 2006 contra la que fuera ayudante de producción, Mimi Haleyi, y el delito de violación en tercer grado a la exactriz Jessica Mann, de 34 años, en 2013.

Tras el dictamen oficiado en la Corte Penal de Nueva York, en el que se contó con escalofriantes revelaciones de otras mujeres a las que supuestamente agredió, se dispuso que el fundador de Miramax y The Weinstein Company tendrá que enfrentarse a una pena de cárcel de entre 5 y 25 años por la ‘infracción’ sexual y de entre 18 meses y 4 años por el abuso a Mann.

Pese al profuso correctivo acordado por las siete mujeres y cinco hombres que conformaban el jurado, la percepción popular es confusa, puesto que fue absuelto de otras tres espinosas faltas (dos agresiones sexuales agravadas y una violación en primer grado), que podrían haberle conducido a la cadena perpetua (de la que, de este modo, ha terminado por librarse):

«Este caso nos recuerda que la violencia sexual prospera entre el poder descontrolado y el privilegio«, manifestó en un comunicado público la tendencia del ‘MeToo’ al conocerse el laudo.

A los 67 años, Weinstein carga a sus espaldas con la inculpación de decenas de mujeres de las que se habría aprovechado (Cara Delevigne, Lupita Nyong’o, Salma Hayek, Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie o Uma Thurman) y cuyo silencio habría ‘negociado’ a través del ‘imperio del terror’ que forjó con la complicidad de colegas como Quentin Tarantino, quien reconoció saber «lo suficiente como para poder haber hecho más de lo que hice».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído