Detenida en México la 'benefactora' Rosa del Carmen Verduzco, tras 40 años impune

El albergue del terror de ‘Mamá Rosa’: 500 huérfanos eran tratados como esclavos entre ratas y abusos sexuales

Los menores que 'protegía' eran obligados a pedir dinero en casas y las calles, y eran alimentados con comida podrida

Dormían en el suelo entre ratas y chinches, se alimentaban de comida podrida, sufrían de abusos sexuales y no se les permitía volver con sus familias por mucho que éstas insistieran.

Eran más de medio millar de niños pobres cuyos padres se los habían confiado, a lo largo de estos últimos años 40 años, a la ‘bonachona’ Rosa del Carmen Verduzco Veduzco, de 79 años, alias ‘Mamà Rosa’, la fundadora de un albergue infantil en la ciudad mexicana de Zamora, en el estado de Michoacán, localidad donde las autoridades la habían condecorado en varias ocasiones en premio a una pretendida labor humanitaria. Este martes 15 de julio de 2014 fue detenida con todas las de la ley.

LA HISTORIA

Rosa del Carmen Verduzco Verduzco empezó a aprovecharse de los niños que estaban en la calle en 1947, cuando tenía 12 años. Poco después construyó el albergue, que al principio se llamaba La Casa Hogar y que en la década del 60 empezó a llamarse ‘La Gran Familia de Mamá Rosa’.

En 1973 se constituyó como asociación civil, supuestamente, para lograr la adaptación social y personal de los niños de la calle.

Las denuncias de violaciones a los derechos humanos perpetradas por Mamá Rosa no comenzaron esta semana. Se conocen por lo menos desde los años 80. La causa de que no prosperaran antes son sus fuertes vínculos con la política local y con la prensa.

HUÉRFANOS Y DE ESCASOS RECURSOS

En muchos casos los niños no eran huérfanos, sino que provenían de familias de escasos recursos y con dificultades para hacerse cargo de algunos de sus problemas. Entonces, eran derivados a La Gran Familia por agentes del municipio, que les decían que allí podrían solucionar sus inconvenientes y cuidarlos bien.

Pero una vez que los llevaban, eran engañados y los hacían firmar papeles en los que cedían la custodia a Verduzco. Después, sólo podían verlos cada cuatro meses y ante la presencia de un guardia del hogar, que se aseguraba de que los niños no hablaran de las condiciones en las que vivían.

El procurador general (fiscal) mexicano, Jesús Murillo, precisó en rueda de prensa que el rescate se logró durante el registro del albergue La Gran Familia, en la ciudad de Zamora, luego de varias denuncias.

En el sitio había desde recién nacidos hasta mayores de 40 años que dormían en el piso, pedían limosnas y sufrían abusos sexuales.

Añadió que una vez que se constató el estado en que se encontraba el lugar

«se tuvo que actuar para empezar a eliminar las plagas que estaban ahí, ratas, chinches, para poder dejarlo en buenas condiciones».

Añadió que

«es difícil de repente mover a 500 niños, y de esto ya se encarga la Secretaría de Gobernación, el DIF (Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia) y el estado de Michoacán».

A su vez, Tomás Zerón, titular de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, precisó que la incursión de las fuerzas federales se derivó de «al menos 50 denuncias contra los administradores de esta casa, principalmente la señora Rosa del Carmen Verduzco Verduzco, por privación ilegal de la libertad».

Indicó que «La Gran Familia» está constituida por un internado que alberga a unas 600 personas, desde recién nacidos hasta personas de más de 40 años de edad.

«Durante la investigación se recabaron declaraciones de testigos y víctimas que tuvieron relación con La Gran Familia y que refieren diversos abusos físicos y psicológicos de parte de Rosa del Carmen Verduzco Verduzco y de algunos funcionarios de la casa hogar», indicó.

Pedir limosna y someterse a abusos

Entre los abusos que narraron los testigos, abundó, figuran

«ser obligados a pedir dinero en casas y las calles, ser alimentados con comidas en mal estado, dormir en el suelo entre plagas, tener abusos sexuales y la prohibición de poder abandonar las instalaciones».

Los bebés que llegaban a nacer dentro de las instalaciones eran registrados como hijos de la fundadora,

«sin permitir que los padres pudieran llevar alguna tutela de los menores argumentando que los dejaría ir al cumplir la mayoría de edad».

Zerón indicó que durante la operación realizada este martes fue detenida Verduzco y ocho colaboradores, quienes ya rinden declaración ante el Ministerio Público como sospechosos de maltrato y agresiones sexuales.

En su oportunidad, el gobernador de Michoacán, Salvador Jara, dijo que desde que fue asumió la titularidad del Ejecutivo estatal a fines de junio se enteró de las denuncias contra el albergue, y de los intentos fallidos de asociaciones civiles y legisladores de visitar las instalaciones.

Expuso que entonces procedió a enterarse

«de cómo iba la investigación y solicitar a la Procuraduría que acelerara el proceso, dado que las denuncias se habían presentado hace más de un año».

Una vez hecho el cateo, Jara dijo haber quedado consternado porque «no esperábamos las condiciones que se encontraron».

«Efectivamente, más de 500 niños en muy malas condiciones. Yo le solicité al procurador que continúe con las investigaciones, y el estado por supuesto estará coadyuvando para que esto llegue a buen término. No podemos permitir en ningún lugar, ni en Michoacán ni de la República, que ocurran estas cosas».

Finalmente, informó que el DIF nacional está apoyando al Gobierno estatal

«en lo que podemos resolver cómo podremos trasladar a un lugar digno a estos 500 menores de edad».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído