CRIMEN Y CASTIGO

Un adolescente asesina a su padre quemándolo vivo en Zaragoza

Un adolescente asesina a su padre quemándolo vivo en Zaragoza
Un cuerpo humano en llamas. PD

Bestil, inhumano, antinatural, cruel e inimaginable. Un adolescente de 16 años ha sido detenido por  asesinar a su padre, quemádolo vivo.

El drama se desató en casa a raíz de una discusión doméstica en la víspera de Reyes, el 5 de enero de 2019.

Los hechos ocurrieron en una casa de la localidad zaragozana de Chiprana, donde vivían padre e hijo. Lo que al principio se creyó que había sido un fatal accidente, un incendio fortuito, ha acabado sustanciándose en una acusación de asesinato tras la investigación realizada por la Guardia Civil y el escrito elevado por la Fiscalía, según ha desvelado Heraldo.

Aquel 5 de enero por la tarde, la casa en la que vivían padre e hijos empezó a arder. Las llamas y el humo alertaron al vecindario. Cuando llegaron los bomberos comprobaron que el muchacho estaba a salvo, porque había salido de casa por una terraza. Su padre, sin embargo, se había quedado atrapado en el interior y pedía ayuda a gritos de forma desesperada. Los bomberos lograron dar con él en el pasillo del primer piso de la casa, con gravísimas quemaduras. Falleció el 18 de enero en la unidad de quemados del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde permaneció trece días en estado crítico.

El padre tenía 60 años, habría sufrido varios ictus y eso le había mermado la movilidad. De hecho, tenía que usar silla de ruedas. Vivía con su hijo tras haberse separado el matrimonio. El hombre era psicólogo clínico y había ejercido profesionalmente en Cataluña y en Aragón.

Tras el incendio se abrió una investigación para determinar cómo se había originado. Y también se tomó declaración al muchacho. Los investigadores empezaron a sospechar, porque había datos que no encajaban. El cuerpo del hombre tenía restos de un líquido inflamable.

Las investigaciones han concluido que fue el hijo el que roció a su padre con ese líquido inflamable y le prendió fuego, pero el menor lo niega y asegura –según Heraldo- que fue su padre quien se autolesionó para quitarse la vida. Esa versión del menor es tumbada por los informes médicos y por la investigación de la Guardia Civil. Ahora el caso queda en manos de la Justicia.

La Fiscalía ha acusado formalmente al menor. Le acusa de haber asesinado a su padre y le imputa también un delito de incendio y otro de amenazas. Pide para él ocho años de reclusión en un centro de internamiento de menores, la máxima pena que contempla la legislación española para un menor. Este joven cumplirá 17 años en julio.

Los atracadores no llegan a viejosPD

Te puede interesar

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído