TERRIBLE SUCESO

El guardia civil que halló al niño asesinado por su padre lloró desconsoladamente ante el macabro escenario

El guardia civil que halló al niño asesinado por su padre lloró desconsoladamente ante el macabro escenario

Se lo hemos contado en Periodista Digital, la muerte de un chaval de 10 años, de edad a manos de su padre en la localidad murciana de Beniel, encoge el alma. Los hechos ocurrieron la noche de este 25 de julio de 2019.

La alarma saltó porque el hombre no entregó al pequeño a su madre en el horario en el que correspondía.

Una patrulla de la Policía Local de desplazó al domicilio de este vecino, situado en la avenida Calvo Sotelo del citado pueblo. Y nadie abría la puerta. Estaba cerrada con llave por dentro.

La Policía, ante el temor de que el pequeño, de 10 años, corriese peligro, avisó a un cerrajero para abrir la puerta y llamó a la Guardia Civil.

Cuando los agentes entraron, la escena era dantesca. El cuerpo del menor estaba tendido en el suelo, en un charco de sangre. El de su padre, ahorcado en la cocina. Se da la circunstancia de que el tipo, de 39 años de edad, contaba con antecedentes por malos tratos en el ámbito familiar.

Cuentan a Periodista Digital que los primeros agentes de la Guardia Civil que llegaron al lugar de los hechos para la apertura del domicilio temían lo peor. Uno de ellos, una vez derribada la puerta, corrió al interior del domicilio…

Al grito de «¡Guardia Civil!», el agente de la Benemérita entró arma en mano, pero pronto comprobaba que no había nada que hacer: resbalaba con la sangre del niño. El pequeño yacía inerte en el pasillo degollado, con otras puñaladas por el cuerpo y desangrado.

La cantidad de sangre acumulada en el suelo y en las paredes era de tales dimensiones que el agente ni se molestó en comprobar si estaba vivo. Conmocionado encontró segundos después al padre ahorcado en la cocina.

El resto de agentes comenzaba entonces las tareas de perimetrado del lugar de los hechos a la espera del equipo de Científica y de los investigadores. El guardia civil que encontró la escena se apartaba de las miradas indiscretas y rompía a llorar desconsoladamente. Llanto que se prolongó durante varios minutos. Se tapaba la cara, pero los testigos del hecho aún están estremecidos.

Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído